21 de octubre de 2011

39154_10

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha propuesto "refundar" la Política Agraria Común (PAC) con el fin de que se adapte al escenario de 27 países de la Unión Europea y logre impulsar la competitividad del sector agrícola y ganadero y contribuir a preservar el medio ambiente. Esta ha sido la tesis defendida por el presidente del Ejecutivo riojano durante la inauguración del seminario sobre la reforma de la PAC organizado por la Oficina del Parlamento Europeo en España en Riojaforum.

El presidente del Ejecutivo regional considera que la reforma en la que trabaja la Comisión Europea contempla "un cambio de filosofía equivocado" al reorientar sus actuaciones hacia el territorio y dejar al margen al agricultor. "Para lograr un desarrollo territorial debemos garantizar la presencia de agricultores y, para ello, debemos apostar por una agricultura rentable y competitiva, algo que esta propuesta está lejos de garantizar", ha señalado. Es por ello que el presidente riojano confía en que el Parlamento Europeo, que por primera vez tiene potestad en la aprobación de esta reforma, pueda "hacer valer su voz" y "enmendar" las líneas maestras de la política agraria de la Unión Europea entre 2014 y 2020.

Pedro Sanz ha mostrado su preocupación sobre el futuro de la PAC ante el peso de la agricultura y ganadería en la economía regional. Ambos sectores representan el 7% del Producto Interior Bruto (PIB) de La Rioja, porcentaje que se eleva hasta el 20% si se tiene en cuenta la industria agroalimentaria y las bodegas.

En este sentido, el presidente riojano ha calificado de "determinante" las ayudas que concede la PAC al desarrollo agrario y rural de la región. Precisamente la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha comenzado hoy el pago de 10,5 millones de euros en concepto de subvenciones que benefician a 6.594 agricultores y ganaderos riojanos en la campaña 2011-2012.

El presidente del Gobierno regional apuesta por una PAC que "resuelva" los principales problemas del campo, como es la adecuada remuneración por su trabajo, y se ataje la práctica nociva por la que los productos agrícolas y ganaderos alcanzan en el punto de venta un precio sensiblemente superior al que perciben los productores. "Las ayudas directas ejercen un papel de complemento de renta muy importante en determinadas producciones", ha asegurado y ha abogado por su mantenimiento. Asimismo ha recalcado la necesidad de "aliviar de forma rápida y eficaz" la crisis de precios, la disminución del consumo y el aumento desmesurado de los costes de producción.

Pedro Sanz ha resaltado el "rechazo unánime" que ha suscitado la propuesta de la Comisión Europea entre administraciones, comunidades autónomas, sindicatos y productores ante los daños irreparables que puede ocasionar en el modelo productivo agrario, con una sensible caída de la competitividad.