24 de marzo de 2011

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha presentado hoy a representantes económicos de la región las instalaciones del futuro complejo del Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV) que acoge la nueva Bodega institucional en La Grajera que, no sólo serán un referente mundial de la investigación vitivinícola, sino que "servirán como instrumento esencial para potenciar la competitividad del sector".

Durante la visita a los edificios construidos por el Gobierno regional, Pedro Sanz ha animado especialmente al sector vitivinícola (viticultores, bodegas y entidades) a implicarse activamente con el ICVV. Esta colaboración, precisó, "podría materializarse o bien a través de una Oficina de Transferencia que podría ubicarse en el edificio administrativo, o bien mediante un acuerdo entre la dirección científica del centro y la Interprofesional del Vino de Rioja".

Para el Presidente del Ejecutivo regional, la puesta en marcha del complejo del ICVV y la nueva Bodega institucional ponen de manifiesto "la madurez que ha alcanzado la Comunidad Autónoma y nuestro sector, que vuelve a liderar iniciativas, en este caso vinculadas a la investigación en viticultura y enología".

En este sentido, recordó que se trata de unas instalaciones modélicas tanto por su perfecta integración en un entorno privilegiado como es La Grajera, como por incorporar un proyecto pionero de I+D+i en materia de eficiencia energética, abaratamiento de los consumos y respeto al medio ambiente por el uso de un sistema integral de energía geotérmica.

La Bodega Institucional y el edificio administrativo tendrán una superficie de 6.816 metros cuadrados (5.324 útiles), de los cuales 5.275 metros cuadrados (3.966 útiles) corresponderán a la Bodega Institucional y 1.540 metros cuadrados (1.358 útiles) al edificio administrativo.
Nueva Bodega institucional
Se trata de una bodega moderna y muy funcional, con especial atención al diseño de los recorridos para garantizar la correcta producción vinícola y facilitar también las visitas divulgativas y su carácter institucional.

Su construcción está semienterrada, destacando en su fachada principal un vistoso zócalo de piedra que sirve de transición entre el paisaje y los edificios. En la parte más baja del edificio se encuentra la zona de producción, subdividida a su vez en las áreas de recepción, clasificación, fermentación y prensado; la sala de barricas y crianza (con capacidad para unas 250 barricas de 225 litros), seguida del almacén de producto terminado; y la zona de servicios, sala de catas y oficinas, etc.

Mientras, en la zona alta de la pendiente, que también está conectada con el área de producción, se encuentra el espacio institucional. Consta de una zona de recepción que también puede servir de espacio expositivo, un salón de actos con capacidad para unas 100 personas y otras zonas estanciales con gran versatilidad de usos.

El edificio administrativo, que es el volumen más elevado del complejo con tres alturas, acogerá la Gerencia y la dirección científica del ICVV; así como los servicios complementarios y administrativos.

Centro de referencia
El Gobierno de La Rioja lleva trabajando desde 2003 para poner en marcha un centro de investigación vitivinícola de referencia para toda España. En el año 2008 alcanzó un acuerdo con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de La Rioja para crear el Instituto de las Ciencias de la Vid y del Vino como referente en Europa y en el mundo.

El convenio contempla una inversión inicial de 22 millones de euros, de los cuales el Gobierno de La Rioja aporta 16 millones y el CSIC, los 6 millones restantes. La cantidad que aporta el Ejecutivo regional está destinada a la Bodega Institucional, al edificio administrativo (en planta baja y tres alturas) y al mobiliario y equipamiento del edificio científico, cuya construcción corresponde al Gobierno central, a través del CSIC.

Por otra parte, y mientras se construye el edificio científico, cuyas obras comenzaron hace unos meses, el Complejo Científico-Tecnológico de la UR alberga la sede provisional del Instituto desde 2008.