28 de agosto de 2008

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha inaugurado el frontón municipal de Leiva, en el que se han realizado obras de mejora. En el acto, Pedro Sanz ha estado acompañado por el Consejero de Presidencia, Emilio del Río; el Director General de Deporte, Marcos Moreno, y el Alcalde de Leiva, José María Corcuera.

Las obras de construcción de una nueva gradería del frontón, ubicado en la Avenida de La Rioja, 9, junto al Centro Rural de Salud, han supuesto una inversión de 29.719 euros, financiados por el Ayuntamiento de Leiva, que ha aportado 19.267 euros (65%) y la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, que ha financiado el resto, 10.452 euros (35%).

Para llevar a cabo estas obras ha sido necesario demoler el antiguo graderío y las escaleras para construir cuatro gradas de hormigón. Además, se han colocado barandillas de protección y se ha construido un muro lateral de policarbonato para respetar la iluminación natural.

La instalación de una nueva iluminación y la reposición del pavimento en algunas zonas afectadas han sido otros de los trabajos realizados en el frontón.

Otras mejoras realizadas en el frontón

En esta instalación deportiva, el Gobierno de La Rioja colaboró en la financiación de las obras de construcción de una cubierta, que abarca la zona de juego hasta la contracancha y la zona de gradas.

Esta actuación supuso una inversión de 159.599 euros, financiados por el Ayuntamiento de Leiva, con 95.105 euros (60%), y por la Consejería de Administraciones Públicas y Política Local, con 64.494 euros (40%).

La superficie total de la cubierta del frontón es de 583 metros cuadrados y es de chapa de color gris para que el volumen del edificio tenga el menor impacto visual posible.

También se cerró toda la fachada oeste para impedir que la luz rasante del atardecer de verano incidiera negativamente sobre la zona de juego y se instaló una junta en la pared lateral del frontón para crear una ventilación cruzada con la zona de rebote.

Otro aspecto importante de dicha reforma fue la colocación en la cubierta de una chapa perforada con una manta acústica. Esta medida ha mejorado la sonoridad del recinto y ha reducido los ruidos que produce una superficie totalmente lisa.