24 de marzo de 2011

El Presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, ha inaugurado hoy la nueva residencia para personas con discapacidad de la Asociación Riojana Pro-Personas con Discapacidad Psíquica (ARPS), ubicada en la confluencia de las calles Luis Ulloa y Madre de Dios de Logroño y que ha supuesto una inversión de 5.517.128 euros, de los cuales el Ejecutivo regional ha aportado 4.413.702 euros, lo que representa el 80%.

A la cantidad con la que el Gobierno de La Rioja ha financiado las obras, hay que añadir los fondos que ARPS ha recibido del Ejecutivo regional en los ejercicios 2010 y 2011 para el equipamiento de la citada residencia, que ascienden a 610.455,14 euros, también el 80% de los 763.068,92 euros que supondrá el coste total del equipamiento del centro.

Esta inversión se suma a la realizada en la construcción y equipamiento, durante 2007 y 2008, de un nuevo centro ocupacional y un nuevo centro de día de ARPS (de 120 plazas y 80 plazas de capacidad respectivamente), también en la calle Luis de Ulloa, a la que el Gobierno de La Rioja destinó 3,7 millones de euros (el 80% de los 4,1 millones de su coste total). Con ello, la cantidad total aportada por el Gobierno de La Rioja en esta legislatura a la entidad ARPS exclusivamente para inversión (construcción y equipamiento de su centro de día, de su centro ocupacional y de la residencia que se inaugura hoy) es de 8.167.364 euros.

La nueva residencia tiene capacidad para 48 usuarios y pretende ofrecer servicios sociales especializados para personas con discapacidad y dependencia reconocida, destinados a proporcionar una atención integral y personalizada a personas que, por su tipo de discapacidad o por sus circunstancias sociofamiliares, encuentran dificultades para residir en el ámbito familiar o en una vivienda alternativa.

Su objetivo es ofrecer una vivienda estable como alternativa de alojamiento a su domicilio, acorde a sus necesidades, lo que permitirá fomentar el desarrollo personal y mejorar la autonomía, la participación social y la calidad de vida de las personas usuarias. La residencia se enmarca dentro de un complejo asistencial, de manera que los residentes serán también usuarios del resto de instalaciones que ofrecen una asistencia integral.

Comedor para 212 usuarios
El nuevo edificio cuenta con una superficie útil de 2.823 metros cuadrados, distribuidos en varias alturas. En el sótano se ubican los vestíbulos, comedor, aseos, servicios de cocina y vestuarios de personal, un porche y un garaje. En la planta baja, un distribuidor, rampa, despachos, salas de visitas, biblioteca, cuarto de monitores, 16 habitaciones con aseos, sala de estar con aseo, enfermería y sala de curas, también con aseo.

La primera planta cuenta con escalera y rampa, servicios, 24 habitaciones con baño y una zona de ocio con sala de estar. Por último, en la segunda planta, servicios, 8 habitaciones con baño y una zona polivalente con sala de estar.

La residencia consta de seis módulos con cuatro unidades residenciales de dos habitaciones y baño compartido, cada una. Las actividades previstas para el edificio son la estancia, manutención, administración, lavado de ropa, mantenimiento, cocina y comedor, que podrá atender a 212 usuarios, dando servicio también al resto del complejo asistencial.

Estos servicios se complementarán con las actividades de apoyo desarrolladas en otros edificios del complejo asistencial.

Además, el Gobierno de La Rioja mantiene con la entidad ARPS distintos contratos de gestión de plazas públicas, tanto de servicio de centro de día como de centro ocupacional (en Logroño y Calahorra) y de servicio de residencia (en Logroño), para la atención de personas con discapacidad intelectual y afines, que permite contar actualmente, dentro del Sistema Público Riojano de Servicios Sociales, con 221 plazas públicas de atención diurna (78 de centro de día y 143 de centro ocupacional) y 48 plazas de atención residencial.

Certificado calidad
En enero de este año, el Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, entregó a la Asociación ARPS el certificado de calidad por su buena gestión. Dicho certificado se encuentra dentro del marco establecido por la Ley 3/2007, de 1 de marzo, de Calidad de los Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de La Rioja, que establece la calidad como una de las bases en la que se sustenta la prestación de los servicios sociales en La Rioja, tanto para entidades como para centros y servicios. La Ley 3/2007, única Ley autonómica en la materia, tiene como objetivo la mejora continua y el compromiso en la prestación de los servicios sociales, en los que el ciudadano usuario de los mismos es el referente de toda actuación.

Con este reconocimiento, se cerró una primera etapa de implantación del Sistema de Gestión de Calidad en ARPS que se inició en 2005 con el primer Plan Estratégico de la entidad que priorizó el funcionamiento de un sistema de calidad. La formación de los profesionales de la entidad (incluido los trabajadores del Centro Especial de Empleo), la implicación y motivación de la organización; la creación de foros que promuevan la participación; el fortalecimiento de canales de comunicación; la elaboración de un decálogo de derechos de las personas con discapacidad intelectual y el diseño de los procesos y protocolos han sido los factores principales para la obtención de esta ISO. De todos ellos, destaca la apuesta por la metodología participativa, primando la motivación e implicación de los distintos grupos de interés que conforman la organización. Esta metodología ya fue reconocida a nivel nacional como Buena Práctica en el Encuentro Nacional de Buenas Prácticas de FEAPS celebrado en 2008 en Canarias.