10 de octubre de 2009

El Presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, ha inaugurado hoy la carretera LR-113 en el tramo comprendido entre la Venta de Macario y la Venta de Goyo, tras las obras de ensanche y mejora, que han supuesto una inversión de 4.692.795 euros. La carretera LR-113, principal corredor del Najerilla, es una vía de atención prioritaria, ya que comunica las localidades del Alto Najerilla con Nájera, la cabecera de comarca.

Esta actuación ha tenido como objetivo ampliar el ancho de calzada y mejorar las condiciones de circulación de dicha carretera, a lo largo de un tramo de 5,2 kilómetros, entre el Puente de Viniegra, en las cercanías de la conocida Venta de Goyo, y la Venta de Macario (tramo comprendido entre el punto kilométrico 24,500 y 30,200). Con esta nueva infraestructura, se pretende reducir la rasante de la carretera, lo que permite mejorar las condiciones de seguridad y accesibilidad de la vía, y facilitar el tráfico de los habitantes de las Siete Villas.

Durante los últimos 14 años, el Gobierno de La Rioja ha acondicionado la LR-113 por tramos con el objetivo de mejorar la seguridad vial y reducir los tiempos de viaje, con una inversión que supera los 19 millones de euros.

Puente sobre el arroyo Rigüelo

Una de las intervenciones más singulares de la obra ha sido la construcción de un puente sobre el arroyo Rigüelo para salvar el recodo pronunciado de la carretera. Tiene una longitud de 40 metros y dispone de una estructura formada por estribos de tipo cerrado con dos arcos paralelos cimentados directamente sobre roca y pilares apoyados sobre arcos y zapatas. Sobre esos elementos se sustenta el tablero de 11 metros de anchura y espesor uniforme de 35 centímetros entre los dos arcos y variable en los voladizos laterales. Esta estructura se proyectó para intentar evitar la invasión permanente del cauce para no interceptar el paso de fauna que constituye tradicionalmente el río Rigüelo.

Además del nuevo puente, la intervención en la LR-113 se ha completado con la ampliación de la plataforma de la calzada hasta los siete metros –con dos carriles de 3 metros con su correspondiente arcén a cada lado de 0,50 metros- (de los seis metros máximos que alcanzaba en algunos tramos), reducción de la sinuosidad de su trazado aumentando el radio de curva o construyendo voladizos, reestablecimiento la red de cunetas de hormigón para permitir la canalización de las aguas de escorrentía y fortalecimiento del firme.

También se ha mejorado el trazado en planta incrementando el radio de las curvas y se ha restituido el firme. Por último, se ha actualizado la señalización horizontal y vertical.