2 de abril de 2007

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha inaugurado esta mañana en Calahorra el Centro de Innovación y Tecnología Alimentaria de La Rioja (CITA), que permitirá aumentar la competitividad del sector riojano de conservas vegetales y favorecerá su adaptación a las nuevas exigencias del mercado.

El objetivo genérico del nuevo Centro es aumentar la competitividad de los productos agroalimentarios riojanos, mediante la creación de marcas de calidad. Para ello, el Gobierno riojano ha destinado 1,6 millones de euros a construir y equipar este Centro Tecnológico, cuyos campos de actuación engloban desde materias primas hasta procesos productivos, ingeniería de proceso, envasado y tratamientos térmicos.

Los productos de IV Gama son una línea de frutas y verduras frescas preparadas mediante diferentes operaciones (selección, lavado, pelado, corte, etc.) y envasadas con películas plásticas en atmósfera modificada de manera individual o colectiva. Son conservadas, distribuidas y comercializadas bajo cadena de frío y están listas para ser consumidas crudas sin ningún tipo de operación adicional durante un periodo de vida útil de 7 a 10 días. Por su parte, la V Gama agrupa a los productos que ya están cocinados.

Con esta nueva infraestructura, el Gobierno de La Rioja refuerza el modelo de Centros Tecnológicos que ha venido desarrollando en los últimos años. Así, el CITA se sumará a los centros que ya están en funcionamiento -Centro Tecnológico de Investigación del Champiñón (Autol), Centro Tecnológico de Investigación de la Industria Cárnica (Alesón), Servicio de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (CIDA), Estación Enológica de Haro, Laboratorio Regional de La Grajera y Centro Tecnológico del Calzado en Arnedo-.

El nuevo Centro de Innovación y Tecnología Alimentaria basará una parte importante de su funcionamiento en el campo de la Investigación y Desarrollo, concretamente en las áreas de:

- Materias primas (Variedades, optimización de su manejo, parámetros de almacenamiento).

- Procesos productivos (Optimización de procesos existentes, estudio de alternativas, desarrollo de los parámetros y nuevos procedimientos).

- Ingeniería de proceso (Optimización del equipo existente, desarrollo de prototipos).

- Producto final (Desarrollo de recetas, vida útil, características organolépticas).

- Tratamientos térmicos (Condiciones de cocción, optimización de procesos de calentamiento-enfriamiento).

- Envasado (materiales, formatos y presentación del producto, condiciones especiales durante el envasado).

El nuevo centro supone una respuesta efectiva a las necesidades actuales de los consumidores, que demandan productos seguros, de rápido y cómodo acceso, de calidad, sanos y saludables, naturales, atractivos y con presentación en diferentes formatos.

El edificio, además de una zona de oficinas, analítica y multiusos, cuenta con una planta piloto con distintas salas: almacén, elaboración, tratamientos térmicos, envasado y almacenamiento del producto final. Uno de los aspectos más novedosos es la sala blanca para desarrollar las operaciones más críticas del envasado y la preparación de los productos.

Para la construcción de este Centro, el Ayuntamiento de Calahorra cedió al Gobierno de La Rioja una parcela de 2.925,50 metros cuadrados. La superficie total construida es de 929,77 metros cuadrados. Y la superficie útil, de 832,64 metros cuadrados. El presupuesto de esta obra ha ascendido a 1,6 millones de euros.

El sector riojano de transformados vegetales, principal destinatario y beneficiario de los servicios que prestará este Centro, agrupa a 68 empresas -el 11% aproximadamente de las existentes en España- y es el segundo sector agroalimentario más importante en La Rioja, sólo por detrás del vino, con una facturación anual de 375 millones de euros. Más de 2.400 personas están empleadas en las empresas de este sector, y 8 de nuestras empresas de transformados vegetales se sitúan entre las primeras del sector en España.

Del total de empresas de este sector ubicadas en La Rioja, un 8% está encuadrado en el grupo de las denominadas 'grandes empresas' (más de 100 empleados); un 30% se sitúa en el grupo 'empresas medianas 1' (51-100 empleados); otro 19% en el grupo 'empresas medianas 2' (11-25 empleados); y un 11% en el grupo de 'empresas pequeñas' (menos de 10 empleados).

En cuanto al tipo de productos que elaboran, el 43% de las empresas riojanas se dedican a las conservas vegetales; el 20%, a la elaboración de encurtidos; un 12% centra su actividad en las conservas de setas y hongos; el 8%, en las conservas de frutas; el 6% elabora platos preparados; y el 11% restante se dedica a otros productos (desecados, pelados, etc.).