18 de febrero de 2008

El Gobierno de La Rioja comenzó a trabajar en 2003 para poner en marcha un centro de investigación vitivinícola de referencia para toda España

El Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja, Pedro Sanz, ha firmado hoy con el Presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Carlos Martínez Alonso, y el Rector de la Universidad de La Rioja, José María Martínez de Pisón, el convenio de colaboración para crear y desarrollar el Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV).

El convenio contempla una inversión inicial de 22 millones de euros, de los cuales el Ejecutivo riojano aportará 16 millones y el CSIC, 6 millones de euros.

Este centro de investigación vitivinícola se construirá en una finca de unos 10.000 metros cuadraros -propiedad del Gobierno de La Rioja y situada en La Grajera- y está previsto que comience a funcionar a principios del año 2010.

De acuerdo con el convenio, que tiene vigencia por un periodo de 10 años prorrogable por acuerdo de las partes, el Gobierno de La Rioja construirá el edificio administrativo del Instituto, en planta baja y tres alturas, con una superficie útil de 1.300 metros cuadrados, lo que supondrá una inversión de 4 millones de euros.

También construirá una Bodega Institucional, a lo que destinará 9 millones de euros, y se encargará del mobiliario y equipamiento del edificio científico, con una aportación de 3 millones de euros.

En total, el Ejecutivo riojano, que tiene previsto comenzar las obras (movimiento de tierras) en los próximos días, aportará 16 millones de euros.

El CSIC, por su parte, construirá el edificio científico y una bodega experimental, con una aportación de 6 millones de euros aproximadamente. En este sentido, está previsto que el CSIC, una vez firmado este convenio, contrate el proyecto del edificio, que definirá el presupuesto final necesario para su construcción.

Por último, la Universidad de La Rioja anticipará su aportación mediante el costo de las obras necesarias para habilitar, en el Edificio Científico Científico Tecnológico del campus universitario, la sede temporal del Instituto. De hecho, ya están trabajando en ello y está previsto que pueda comenzar a funcionar en primavera.

Investigación

El ICVV se concibe como un centro de referencia en la investigación, con dos pilares fundamentales: la existencia de una actividad investigadora de importancia internacional; y el impulso de la transferencia de los resultados y la tecnología a la sociedad y el sector productivo.

Por ello, el Instituto contará desde un principio con una plantilla de alrededor de 50 personas, entre investigadores (20) y personal técnico y de apoyo (30), aportados por el propio Gobierno de La Rioja, el CSIC y la Universidad de La Rioja. El aumento de la plantilla de investigadores, así como las decisiones sobre el ICVV, será responsabilidad de una Junta Rectora creada para coordinar el funcionamiento del Centro.

Además, en la constitución del ICVV tendrá una especial importancia la creación de una Oficina de Transferencia de los Resultados de la Investigación.

Por otra parte, el convenio contempla la posibilidad de que nuevas entidades puedan adherirse al presente convenio.

Funciones

Los principales fines y objetivos del Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV) son los siguientes:

• Contribuir al avance de la investigación y desarrollo tecnológico vitivinícola con una proyección internacional.

• Promover la formación de personal investigador y la docencia de postgrado.

• Optimizar los recursos existentes.

• Impulsar la transferencia de los resultados de la investigación a la sociedad y al sector productivo

• Contribuir al progreso y a la competitividad del sector productivo vitivinícola.

• Procurar la máxima integración en el Espacio Europeo de Integración (ERA) mediante las relaciones con otros centros nacionales e internacionales.

• Trabajar en la captación de recursos económicos para el cumplimiento de todos estos objetivos.

Antecedentes del proyecto

El Gobierno de La Rioja comenzó a trabajar en 2003 para poner en marcha un centro de investigación vitivinícola de referencia para toda España, buscando fuentes de financiación.

En concreto, en noviembre de 2003, responsables del Gobierno de La Rioja, Navarra y País Vasco mantuvieron una reunión con el Director General y el Subdirector de Investigación y Tecnología de INIA y con representantes del sector, para marcar las pautas de actuación futura de este Centro de investigación.

Posteriormente, en una reunión de la Coordinadora INIA-CC. AA., celebrada en diciembre de 2003 en Córdoba, se presentó esta iniciativa, que fue acogida muy positivamente y ya se valoró favorablemente la ubicación de este Centro de Investigación en la Comunidad Autónoma de La Rioja. En el primer trimestre de 2004, la propuesta se presentó también al entonces Secretario de Estado de Política Científica.

Tras el cambio de Gobierno en Madrid, la iniciativa se paralizó por motivos diversos y, finalmente, el INIA ya no se mostraba tan favorable a la idea de poner en marcha centros de referencia.

Ante esta situación el Gobierno de La Rioja buscó otras opciones y, finalmente, obtuvo una respuesta positiva del CSIC, cuyo Presidente, Carlos Martínez Alonso, expuso, en la primera reunión celebrada en enero de 2006, su interés en participar en la puesta en marcha de un Instituto o Centro de Investigación vitivinícola, dado que el CSIC no dispone de un centro dedicado en exclusiva a este sector y que además dicho Consejo no dispone de ningún Centro ni propio ni mixto en nuestra Comunidad.

Además, el Presidente del CSIC recalcó que “si entraba a participar de este proyecto era para que dicho Centro fuera referente también a nivel europeo y mundial”.

En la segunda reunión, en marzo de 2006, el Vicepresidente del CSIC de Organización y Relaciones Institucionales, Rafael Rodrigo Montero, incidió en la importancia que el Consejo otorgaba a la posibilidad de crear un Centro de I+D+i vitivinícola de referencia para toda España en La Rioja y presentó un protocolo de intenciones para que fuera estudiado por las diferentes instituciones y una vez firmado supusiera el inicio de los trabajos.

Posteriormente, el 26 de junio de 2006, el Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció en Logroño, durante el XXIX Congreso Mundial de la Viña y el Vino, el inicio en 2008 del Centro de Investigación del Vino.

Por fin, el 26 de julio de 2006, se firmó en Logroño el Protocolo de Intenciones entre la Consejería de Agricultura, el CSIC y la UR para la creación de un Instituto de Investigación de Vitivinicultura en La Rioja, que supuso el inicio de los trabajos para definir tanto el proyecto constructivo como el personal y funciones del futuro centro.