28 de octubre de 2010

El Presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz Alonso, ha felicitado a la Asociación Riojana de Personas con Autismo (ARPA-Rioja) "por sus 25 años de trabajo para promover la integración social de las personas autistas" y ha señalado que el Gobierno regional "apoya de forma ilimitada y en todas sus vertientes a este colectivo". Asimismo, ha considera muy importante "que los riojanos conozcan la extensión de este trastorno para que se pueda lograr la máxima integración de las personas autistas en el entorno social".

Respecto al apoyo del Gobierno de La Rioja a ARPA, Pedro Sanz ha destacado que la colaboración, "estrecha y continua", permite desarrollar diversos programas y actividades, además del mantenimiento de las 50 plazas públicas (20 plazas públicas de residencia y 30 plazas públicas de centro de día) en el ‘Centro de Atención Integral para Personas con Autismo y Otras Discapacidades Afines, Leo Kanner’, construido por el Gobierno de La Rioja en Logroño y que comenzó a funcionar en 2008.

El autismo es un trastorno generalizado del desarrollo, de inicio precoz, que presenta alteraciones en la relación social, el lenguaje, la conducta y la comunicación con el exterior. En 1943 fue descrito por primera vez por el psiquiatra austriaco Leo Kanner (que da nombre al centro de Logroño).

Centro Leo Kanner
Las personas con este tipo de discapacidad disponen en Logroño del Centro de Atención Integral para Personas con Autismo y Otras Discapacidades Afines Leo Kanner (Paseo Jerónimo Jiménez, 1), en el que el Gobierno de La Rioja invirtió en su construcción y equipamiento 3,9 millones de euros y está gestionado por la asociación ARPA- Rioja. En la actualidad cuenta con una ocupación de 17 personas. Además, la aportación prevista este año por la Consejería de Servicios Sociales para las plazas públicas es de 664.842 euros. También se otorga una subvención a ARPA-Rioja, de más de 41.000 euros, para la prestación del servicio de alojamiento temporal para respiro familiar.

Mediante la prestación de este servicio, la Consejería de Servicios Sociales ha extendido la cobertura pública a las personas con autismo y ha conseguido unir la experiencia de la asociación ARPA en el modelo de gestión del servicio a la garantía del derecho y la responsabilidad pública aportada por el Ejecutivo regional. El Centro Leo Kanner cuenta con un centro de día de 30 plazas y una residencia de 20 plazas, todas ellas públicas, y tiene como objetivo fomentar el desarrollo y mejorar la autonomía, la participación social y la calidad de vida de este colectivo.

El servicio de centro de día tiene el objetivo de favorecer la optimización y mejora de las habilidades de la vida diaria y de la autonomía personal de las personas atendidas. Con este fin, se realizan talleres dirigidos a mejorar las habilidades de la vida diaria y la psicomotricidad y expresión corporal, terapia ocupacional así como actividades de integración y de estimulación cognitiva.

La residencia ofrece una alternativa de alojamiento acorde a las necesidades de personas con este trastorno y supone el fomento del desarrollo personal, la mejora de su autonomía, la participación social y la calidad de vida. En este centro, se trabaja concretamente en la atención personal básica, alojamiento y manutención, orientación familiar y actividades que favorezcan la convivencia, la ayuda mutua y la integración en la vida comunitaria.

Convenios con Educación
Por su parte, la Consejería de Salud firmó en julio de 2010 el último convenio con esta asociación, mediante el cual aporta 12.000 euros para que lleve a cabo diversos programas en materia de salud a lo largo de este año.

Asimismo, la Consejería de Educación, Cultura y Deporte suscribe desde 2008 con la Asociación Riojana para el Autismo (ARPA) un convenio para desarrollar el programa de atención educativa a alumnos con trastornos del espectro autista y afines.

La Consejería de Educación ha incorporado aulas específicas en cuatro centros educativos riojanos (CEIP Bretón de los Herreros en Logroño, CEIP La Guindalera en Logroño, CEIP Eduardo González Gallarza, en Lardero, y CEIP Sancho III el Mayor, en Nájera) para alumnos de Educación Primaria con TEA (Trastornos del Espectro Autista). En estas aulas reciben apoyo complementario especializado y, a la vez, pueden compartir distintas actividades con los compañeros de sus centros de origen. La relación con ellos, les brinda la oportunidad de adquirir habilidades sociales y comunicativas, y aumentar la probabilidad de mejorar su integración social.