18 de enero de 2011

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz Alonso, ha entregado a ARPS (Asociación Riojana Pro Personas con Discapacidad Intelectual) el certificado de calidad ISO 9001: 2008 que ha otorgado la empresa SGS (System Certification) a todos los centros y servicios de la entidad gracias al buen funcionamiento de los mismos.

La obtención de este certificado de calidad por parte de ARPS se encuentra dentro del marco establecido por la Ley 3/2007, de 1 de marzo, de Calidad de los Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de La Rioja, que establece la calidad como una de las bases en la que se sustenta la prestación de los servicios sociales en La Rioja tanto para entidades como para centros y servicios. La Ley 3/2007, única Ley autonómica en la materia, tiene como objetivo la mejora continua y el compromiso en la prestación de los servicios sociales, en los que el ciudadano usuario de los mismos es el referente de toda actuación.

La aprobación de la citada Ley 3/2007 supone un avance en la calidad de la prestación de los servicios sociales al establecer que sólo los centros y servicios que en el futuro se encuentren acreditados podrán mantener relación con el Gobierno de La Rioja a través de contratos de gestión, ya sea a través de plazas públicas o de servicios públicos. De este modo, con la acreditación se consigue un paso más en la calidad de los servicios sociales respecto a lo que supone la autorización.

La Ley 3/2007 contempla la financiación del Gobierno de La Rioja para realizar planes de mejora en centros de Servicios Sociales titularidad de entidades sin ánimo de lucro. ARPS ya se adhirió a esta línea de apoyo del Gobierno regional en la construcción de su nuevo centro de atención diurna (centro de día y centro ocupacional) Domingo Ochoa, que está situado en la calle Luis de Ulloa y ofrece 200 plazas. Este centro se inició en 2006 y se inauguró en 2009, tras una inversión de 5,5 millones de euros, de los cuales 4,4 millones de euros aportó el Gobierno regional. Además, en 2009 ARPS también inició la construcción de una residencia de 48 plazas en Logroño, en la que ha contado con una financiación de 4,6 millones de euros por parte del Gobierno de La Rioja.

A través de la Orden de subvenciones en materia de servicios sociales, el Gobierno regional también establece otra línea de colaboración orientada a la calidad, mediante la que financia la implantación de sistemas de acreditación de la calidad, ya sea a entidades sin ánimo de lucro o a Corporaciones Locales.

Con este reconocimiento, se cierra una primera etapa de implantación del Sistema de Gestión de Calidad en ARPS que se inició en 2005 con el primer Plan Estratégico de la entidad que priorizó el funcionamiento de un sistema de calidad. La formación de los profesionales de la entidad (incluido los trabajadores del Centro Especial de Empleo), la implicación y motivación de la organización; la creación de foros que promuevan la participación; el fortalecimiento de canales de comunicación; la elaboración de un decálogo de derechos de las personas con discapacidad intelectual y el diseño de los procesos y protocolos han sido los factores principales para la obtención de esta ISO. De todos ellos, destaca la apuesta por la metodología participativa, primando la motivación e implicación de los distintos grupos de interés que conforman la organización. Esta metodología ya fue reconocida a nivel nacional como Buena Práctica en el Encuentro Nacional de Buenas Prácticas de FEAPS celebrado en 2008 en Canarias.

Nueva residencia
A lo largo de 2011, se edificará una segunda residencia para personas con discapacidad dentro del mismo complejo situado en la calle Luis de Ulloa con capacidad para 34 plazas y una financiación del Gobierno regional de 3,9 millones de euros de un presupuesto total de 4,9 millones de euros.

Además, el Gobierno de La Rioja mantiene con la entidad ARPS distintos contratos de gestión de plazas públicas dentro de servicio de centro de día, de centro ocupacional y de servicio de residencia para la atención de personas con discapacidad intelectual y afines, que permite contar actualmente dentro del Sistema Público Riojano de Servicios Sociales con 221 plazas de atención diurna y 48 plazas de atención residencial.