3 de febrero de 2007

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, entrega esta mañana los títulos a los propietarios de las nuevas parcelas resultantes de la Concentración Parcelaria de Villalba de Rioja, una actuación realizada por la Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico.

La Concentración Parcelaria de Villalba de Rioja ha afectado a una superficie de 737 hectáreas y ha supuesto una reducción del número de parcelas existentes inicialmente, 2.825, a las 569 actuales. De esta forma, el tamaño de cada hectárea ha pasado de 0,26 hectáreas (antes de la concentración) a 1,30 hectáreas (tras la concentración). Estas obras han beneficiado a un total de 236 propietarios, que son los que hoy reciben sus títulos de propiedad. El beneficio para ellos es evidente teniendo en cuenta que si antes de emprender la concentración cada propietario poseía una media de 11,97 parcelas, tras esta actuación la media se ha reducido a 2,41 fincas por propietario.

Las obras de la Concentración Parcelaria de Villalba de Rioja han contado con un presupuesto de 1.028.000 euros, que han sido aportados íntegramente por el Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico. Esta actuación ha consistido en la construcción de una nueva red de caminos con una longitud total de 36,9 kilómetros, la apertura de 5,9 kilómetros de desagües y la limpieza de otros 1,4 kilómetros. Además, se han colocado 2.530 metros lineales de caños de diferentes diámetros.

Los primeros trámites para realizar la Concentración Parcelaria de Villalba se realizaron en mayo de 1993, con la aprobación del Decreto de Concentración. En octubre de 1996 se inició la exposición pública de las bases provisionales, y en julio de 1997 la de las bases definitivas. La exposición pública del proyecto de concentración se realizó en noviembre de 1999, y la del acuerdo de concentración en mayo de 2000. Ese mismo año, entre septiembre y noviembre, se realizaron las obras de amojonamiento de las nuevas fincas, y en diciembre se entregaron las nuevas fincas a sus propietarios.