13 de enero de 2011

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha presidido esta mañana el acto de entrega de diplomas ‘Amigos y Alimentos’ que otorga cada año el Banco de Alimentos de La Rioja para agradecer la labor de las empresas e instituciones que colaboran con la entidad. En este acto, que ha tenido lugar en la sede del Banco de Alimentos, ubicada en el barrio de Varea, Pedro Sanz ha destacado la generosidad y solidaridad de las empresas colaboradoras con esta institución y ha reconocido la importante labor altruista que desarrolla el Banco de Alimentos, "que adquiere su mayor significado estos tiempos de crisis económica y dificultad para las familias".

El acto celebrado hoy ha contado, además, con la presencia del Consejero de Presidencia, Emilio del Río; el Presidente Honorífico del Banco de Alimentos, Antonio Alonso; el Presidente del Banco de Alimentos de La Rioja, Faustino Gil, y el Director de Logística de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), Luis Fábregas.

En esta ocasión, los premios han reconocido la colaboración a lo largo del presente ejercicio de Grupo Eroski, Kraft Foods España, Comercial Agrícola Riojana (CARSA), Palacios Alimentación, Transportes Azkar, Diario La Rioja, Cónsul Rioja, Hijo de José Martínez Somalo, Ayuntamiento de Logroño y Gobierno de La Rioja.

El Ejecutivo riojano, que siempre ha mostrado una especial sensibilidad hacia los más desfavorecidos y que tiene en la solidaridad uno de sus pilares de actuación más importantes, apoyó el pasado año al Banco de Alimentos con 18.000 euros, una aportación que quedó recogida en un convenio de colaboración.

La aportación del Gobierno de La Rioja sirve para ayudar al Banco de Alimentos a sufragar los gastos, entre otras cosas, de almacenamiento y transporte de los alimentos para que lleguen a sus destinatarios en perfectas condiciones de consumo. Con su apoyo, el Ejecutivo que preside Pedro Sanz pretende también animar a empresas e instituciones para que colaboren con esta ONG.

Historia de los ‘bancos de alimentos’

Los primeros bancos de alimentos surgieron en la década de los sesenta en Estados Unidos con el objetivo de recuperar aquellos productos que se desechan a diario, a pesar de encontrarse en óptimas condiciones, y destinarlos al consumo de los más desfavorecidos. Esta red fue ampliándose rápidamente y en 1987 se creó en Barcelona el primer banco de alimentos de España. En 1993 nació la Fundación Bancos de Alimentos de España, con sede en Madrid, integrada en la Federación Europea de Bancos de Alimentos.

El Banco de Alimentos de La Rioja surgió en 2001. En aquella primera edición consiguieron recoger 39 toneladas y, desde entonces, la cifra ha ascendido hasta alcanzar las 730 toneladas del pasado año que se repartieron entre 16.500 personas a través de 130 colectivos.