19 de diciembre de 2011

Declaración institucional para reivindicar la incorporación del trazado riojano a la Red Transeuropea de Transporte ferroviario

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado "la unión y el compromiso de la sociedad riojana" para reivindicar la incorporación de La Rioja en el programa de modernización de las infraestructuras ferroviarias que promueve la Unión Europea a través de la Red Transeuropea de Transporte.

El presidente del Ejecutivo riojano ha insistido en "la injusticia y la traición cometida contra La Rioja", al quedar excluida del eje ferroviario Cantábrico-Mediterráneo en la propuesta presentada por el Ministerio de Fomento a la Comisión Europea. Pedro Sanz ha realizado estas declaraciones en un acto en el que los agentes económicos y sociales de La Rioja han firmado junto al Ejecutivo regional la declaración institucional que insta al Gobierno de España a "rectificar" y considera necesario "promover cuantas acciones sean necesarias" ante el Consejo de Europeo y el Parlamento Europeo" para que La Rioja se incluya en este mapa que contempla el transporte mixto de viajeros y mercancías en líneas de altas prestaciones.

Junto al presidente del Gobierno de La Rioja, han participado en el acto el consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, los presidente de la Federación de Empresarios de La Rioja, Julián Doménech, y de la Cámara de Comercio de Comercio e Industria de La Rioja, José María Ruiz-Alejos, y los secretarios generales de UGT, Javier Granda, CCOO, Koldo González, y USO, Javier Martínez.

"El trazado riojano", ha expuesto el presidente del Gobierno de La Rioja, "ha figurado en el corredor Cantábrico-Mediterráneo en todas las planificaciones propuestas por el Gobierno de España desde 2005 para modernizar las infraestructuras de este medio de transporte esencial para la vertebración del territorio en España e impulsar la actividad económica y el progreso social". Por este motivo, ha exigido una "urgente rectificación" ante las dos instituciones europeas que deben aprobar esta iniciativa.

Pedro Sanz ha resaltado que el eje de comunicación que discurre en paralelo al río Ebro "debe ser planteado de forma íntegra y completa", lo que exige, por tanto, incorporar el tramo Castejón-Logroño-Miranda de Ebro y no solo el trazado que discurre por Navarra, como se recoge en la propuesta.

"Este ha sido un de los múltiples agravios e injusticias del Gobierno central contra La Rioja. El nuevo Ejecutivo será el encargado ahora de defender ante el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo la necesidad de que La Rioja no quede al margen de este programa", ha reiterado el presidente del Gobierno de La Rioja.

El presidente del Gobierno de La Rioja ha insistido que el Ministerio de Fomento ha mantenido el eje ferroviario riojano en todas sus planificaciones desde la aprobación del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte en 2005. Esta misma tesis se plasmó en el corredor de alta velocidad Cantábrico Mediterráneo, presentado en 2009, y, un año después, en el Plan Estratégico presentado a las comunidades autónomas para el impulso del transporte ferroviario de mercancías.

Esfuerzo inversor en el valle del Ebro

La declaración, articulada en ocho puntos, incide también en el esfuerzo inversor de las diferentes administraciones para impulsar la actividad económica en el valle del Ebro. En los últimos años se han dedicado más de 164 millones de euros para impulsar 3,5 millones de metros cuadrados de suelo industrial en los polígonos de Alfaro, Calahorra, Arnedo, El Villar de Arnedo, Arrúbal y Navarrete. Este esfuerzo inversor contrasta con la exclusión del tramo riojano en la Red Transeuropea de Transporte.

La declaración hace mención a la integración urbana del trazado ferroviario a su paso por Logroño. La primera fase de esta actuación, que se acomete en la actualidad con un presupuesto de 145 millones de euros, incluye una "moderna y vanguardista estación intermodal de viajeros por tren y autobús" que situará a la capital riojana como "referencia nacional en el transporte intermodal", según se recoge en la declaración.

Para el Gobierno de La Rioja "no deja de ser paradójico, sorprendente y contradictorio" que el trazado riojano en el corredor Cantábrico-Mediterráneo se haya incluido en la Red Transeuropea de Transporte en carretera y, en cambio, haya quedado excluido de este mismo programa en el capítulo ferroviario, se puntualiza.