7 de septiembre de 2011

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado hoy la notable mejora en la seguridad vial que suponen el nuevo puente sobre el río Cidacos construido en Arnedillo y las obras acometidas para mejorar el trazado y eliminar curvas en la LR-115; actuaciones en las que el Ejecutivo riojano, a través de la Consejería de Obras Públicas, Política Local y Territorio, ha invertido 3.116.996,75 euros.

Pedro Sanz ha visitado el nuevo puente acompañado por los alcaldes Arnedo, Herce, Santa Eulalia, Préjano, Arnedillo, Munilla, Enciso, y Zarzosa, y ha tenido la oportunidad de conocer los detalles del proyecto de la mano del director de la Obra, José Miguel Mateo Valerio.

El mal estado en el que se encontraba la anterior infraestructura exigía una renovación integral sobre la zona, por lo que se trata de un puente totalmente nuevo, de 140 metros de longitud y 13 metros de anchura. La intervención, que está enmarcada en el Programa de Seguridad Vial del Gobierno de La Rioja, ha incluido también un cambio en el trazado de la carretera LR-115 que ha permitido la eliminación de las curvas existentes.

En cuanto a la intersección con la carretera LR-382, a Préjano, se ha aprovechado el trazado de la antigua (túnel incluido) para hacer la función de callado, convirtiéndose en un ramal unidireccional que permite realizar un STOP antes de cruzar la LR-115. La escasísima intensidad de la carretera LR-382 y una visibilidad suficiente permiten esta alternativa; no obstante, la situación precaria del puente antiguo obliga a limitar el peso de los vehículos que realicen este movimiento.

Asimismo, se ha rehabilitado el puente de hierro existente (con más de 100 años) para mantener las condiciones de resistencia y funcionalidad, aunque se limitará el paso en función del peso del vehículo en cuestión.

Por otro lado, las obras en el vial se han centrado en la mejora de la seguridad en un punto considerado conflictivo de la red autonómica de carreteras. El trazado en esta zona presentaba un aspecto virado y complicado, con curvas de muy escaso radio, agravado con la presencia de un túnel y con una sección transversal que apenas permitía el cruce de dos vehículos pesados.

En la zona de actuación se ha renovado el firme y se ha extendido nueva capa de rodadura, incluida la parte de la carretera LR-382 afectada. También se ha realizado una renovación completa de la señalización y marcas viales en la zona, y se han construido nuevas obras de drenaje en todo el tramo afectado.