24 de junio de 2008

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado hoy, tras visitar los calados de la calle Ruavieja que se recuperarán para desarrollar el proyecto ‘Puerta Gótica’, que la colaboración entre iniciativa pública y privada “forman un maridaje perfecto” que va a permitir consolidar el enoturismo como uno de los sectores económicos más importantes de la región.

En este sentido, Pedro Sanz ha recordado que ‘Puerta Gótica’ surgió hace tres años y ha destacado que este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración entre la anterior Corporación municipal de Logroño y los promotores privados.

Asimismo, ha señalado que el Gobierno de La Rioja lleva años trabajando en la promoción del enoturismo, como motor del sector turístico y como elemento más representativo de la identidad riojana,

El esfuerzo realizado, según ha indicado el Presidente del Ejecutivo regional, ha tenido resultados tangibles dado que un reciente estudio sobre demanda de turismo enológico pone de manifiesto que la demanda potencial de La Rioja como destino enoturístico se ha incrementado del 29% al 49%, además de aumentar su consideración como destino de turismo de interior del 23% al 36%.

Pedro Sanz ha recordado que el Gobierno riojano impulsó y puso en marcha el Plan de Dinamización de Producto Turístico ‘Enoturismo en Logroño’ para el periodo 2007-2009, que tiene un presupuesto de 2,5 millones de euros y que, entre otras medidas concretas, proponía la rehabilitación de calados y la puesta en valor de lagares urbanos. El Presidente ha alabado la iniciativa de esta empresa privada, que se suma a este plan con un proyecto propio que contribuirá a convertir Logroño en un referente del enoturismo.

‘Enoturismo en Logroño’ tiene por objeto convertir la capital riojana en un destino piloto donde se regularán todos los recursos turísticos vinculados a la cultura del vino, conjugados con el carácter urbano y comercial de la ciudad y con su patrimonio cultural y natural. El turismo del vino, por tanto, ejerce de motor del sector turístico.

Las personas que visitan La Rioja, según el citado estudio, destacan como aspectos más conocidos de la región las comarcas del vino, las bodegas y los museos del vino. La Rioja es vista como un destino seguro, de interés paisajístico e histórico, buena oferta hotelera y rural, bastante oferta de actividades y especialmente atractivo para pasar unas vacaciones relajadas para fines de semana y puentes.

Por su parte, en lo que respecta al turismo del vino, una encuesta realizada en 2006 desvelaba que el perfil tipo del enoturista que llega a La Rioja es una persona, de entre 25 y 54 años, con poder adquisitivo medio-alto, que viene en su vehículo privado, viaja en pareja o en grupo, y ha organizado el viaje por su cuenta aconsejado por un amigo o familiar. Las principales actividades que realiza están relacionadas con el mundo del vino y la gastronomía.

La Rioja, según todos los estudios relacionados con el enoturismo, es la zona española más notoria como destino de turismo enológico.