9 de diciembre de 2010

El Presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado hoy la profesionalidad de la comunidad educativa del CEIP San Francisco que cuenta con diversos programas específicos para dar respuesta a las necesidades educativas y a las demandas culturales de sus alumnos, dado que más de la mitad son extranjeros, sobre todo de Paquistán, de Marruecos y de Rumanía.

Pedro Sanz ha realizado estas declaraciones tras visitar, acompañado por el Consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luis Alegre, y la Directora del Colegio, Begoña Andrés Calvo, la exposición ‘Historia de la Escritura’, integrada por trabajos realizados por alumnos y profesores del Colegio San Francisco de Logroño.

El CEIP San Francisco, ubicado en el casco antiguo de Logroño, dispone de 3 aulas de Educación Infantil, 6 de Educación Primaria y 2 aulas de Inmersión, en las que alumnos de la ESO estudian español durante 6 meses. El centro cuenta con un plantilla de 27 maestros y con un total de 255 alumnos, de los cuales 177 son inmigrantes de 18 nacionalidades diferentes –aunque destacan los alumnos de procedencia paquistaní, marroquí y rumana- y el resto son, en su mayoría, de etnia gitana.

Por este motivo, el colegio cuenta con programas extraescolares específicos, como las clases de lengua árabe y cultura marroquí y las clases de lengua y cultura rumanas. Además tiene en marcha un proyecto propio denominado La huerta y la granja, para que los alumnos aprendan a cultivar distintas plantas en un invernadero y a cuidar ocas y patos.

El CEIP San Francisco desarrolla también algunos de los programas puestos en marcha por la Consejería de Educación, como el proyecto de inmersión lingüística que consiste en impartir algunas asignaturas en inglés; el programa de acompañamiento escolar o el programa de extensión del tiempo lectivo.

En cuanto a la exposición ‘Historia de la Escritura’, Pedro Sanz ha valorado el esfuerzo realizado por los alumnos y profesores del centro para mostrar, en distintos murales, la evolución de la escritura a lo largo de la historia, así como las cualidades artísticas de la muestra, en la que pueden contemplarse también algunos elementos y mobiliarios utilizados en épocas anteriores, como pupitres y libros antiguos.