24 de noviembre de 2011

El presidente visitando las instalaciones de ARAD

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado hoy la importante labor social que realiza la Asociación Riojana para la Atención a Personas con Problemas de Drogas (ARAD) tanto en la asistencia como en la inserción laboral de personas drogodependientes.

Pedro Sanz, que ha visitado hoy la sede de la ARAD durante la jornada de puertas abiertas que ha organizado para dar a conocer su trabajo, ha señalado que el Gobierno de La Rioja colabora activamente con esta asociación, tanto a través de la Consejería de Presidencia y Justicia como a través de la Consejería de Salud y Servicios Sociales, aportando el 80% de su presupuesto anual. En este sentido, ha indicado que el apoyo del Ejecutivo regional permite sufragar gastos de plantilla (ARAD tiene 9 trabajadores), gastos corrientes y la puesta en marcha y desarrollo de diferentes programas.

En concreto, la colaboración de la Consejería de Salud y Servicios Sociales con ARAD se centra en cuestiones asistenciales y de tratamiento de las adicciones y cuenta con una financiación de 209.904 euros. Con esta partida se desarrollan 4 programas encaminados a prevenir el consumo de sustancias en La Rioja y mejorando la asistencia de los drogodependientes. Con el primero de ellos, de atención general (94.455 euros), la ARAD desempeña un servicio de información a pacientes drogodependientes, a familiares, a profesionales y a la población en general y realiza una valoración técnica de casos concretos (en los aspectos social, psicológico y médico) y un diagnóstico que decide la inclusión del paciente en uno u otro programa.

El Programa de coordinación con la Red Pública de Salud Mental para la Atención a Drogodependendientes (54.519 euros) persigue una mejora de la calidad de los tratamientos, mediante intervenciones terapéuticas intensivas, y una mayor inmediatez de la atención cuando se requiera. El equipo humano que desarrolla esta actuación está integrado por un coordinador médico, dos psicólogos y un trabajador social.Por último, ARAD desarrolla el programa de reducción de daños por consumo de drogas y apoyo a la rehabilitación psicosocial de drogodependientes (Programa de Metadona), para el que cuenta con una partida de 48.930 euros; y el Programa de Ingreso en Centros Residenciales de Tratamiento (12.000 euros), a través del que se gestiona la estancia de personas con problemas de drogas en centros especializados. Con estas estancias se logra la abstinencia al consumo de drogas, atender a los pacientes drogodependientes con carencia de autocontrol, separar al drogodependiente de un entorno que favorezca el consumo de drogas y conseguir la rehabilitación, reinserción y plena autonomía de estas personas.

Por su parte, el convenio de la Asociación con la Consejería de Presidencia y Justicia se centra en el desarrollo del Programa de intervención con menores infractores con problemas de drogadicción, cuyo objetivo es brindar a los jóvenes una nueva oportunidad socio-laboral con medidas rehabilitadotas. En este caso, la aportación del Gobierno es de 42.320 euros al año y el programa es realizado de forma conjunta entre los profesionales de ARAD en colaboración con los técnicos de la Dirección General de Justicia e Interior

En el marco de este programa se ejecutan las medidas penales en medio abierto y reinserción social de los menores infractores con problemas de drogadicción a través de medidas de libertad vigilada y reglas de conducta impuestas por el Juez con obligación de deshabituación de tóxicos. El convenio de este año ha introducido como novedad la organización de once talleres educativos, uno por mes, destinados a que los jóvenes aprendan habilidades, desarrollen rutinas y conozcan los recursos que tienen a su disposición para conseguir su autonomía personal, social y laboral.

Especialmente importante es el taller laboral ya que la mayor parte de estos jóvenes no se han iniciado en el mundo laboral y en él tienen la oportunidad de desarrollar actividades encaminadas a la adquisición de una serie de hábitos para un buen funcionamiento en el mundo laboral como control de horarios, previsión de dificultades, continuidad y terminación de tarea u organización del trabajo en grupo.

Además conocen los recursos y entidades que les pueden ayudar a buscar empleo y se les ofrecerá formación práctica como elaboración de currículos, cartas de presentación, entrevistas de trabajo o acceso a bolsas de trabajo on line. Además, para conseguir la completa reinserción social del infractor se trabaja también en la orientación a las familias a través de un programa de intervención con las familias en forma grupal. En 2010 se atendió a través de este programa a un total de 17 menores, 13 varones y 4 mujeres, con una edad media de unos 16,8 años. En la última década, el Gobierno de La Rioja ha destinado más de 2 millones de euros a la rehabilitación y reinserción de drogodependientes a través de ARAD. Un dinero que ha servido para tratar a 4.910 personas.