20 de noviembre de 2010

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado hoy, en la entrega de los certificados de profesionalidad, el trabajo desarrollado por el Ejecutivo regional para adaptar la formación profesional a las necesidades de nuestras empresas y también a la disponibilidad de los trabajadores "para permitiros compatibilizar, sin duda con sacrificio, la formación con vuestro trabajo y vuestra familia".

Pedro Sanz ha hecho hincapié en la importancia de la formación, "sobre todo en un mundo globalizado y en una situación de grave crisis económica como la que padece nuestro país". En este sentido, ha indicado que tan sólo el 9% de los nuevos parados generados desde que comenzó la crisis son trabajadores con estudios superiores y que la tasa de paro de las personas con titulación superior es la mitad que la tasa global.

Por eso, ha añadido, la educación es una apuesta permanente del Gobierno de La Rioja, tanto la formación de base como la que se adquiere con la experiencia que proporciona la vida laboral. "Pero, a veces, poseer las competencias profesionales para poder desempeñar un trabajo no es suficiente; es necesario disponer de un documento oficial, reconocible y reconocido que avale y garantice dicho conocimiento y los certificados de profesionalidad son ese documento oficial", ha señalado.

Así, el Presidente del Ejecutivo regional ha recordado que la certificación profesional arrancó hace ya unos años impartiendo formación en escuelas taller, talleres para el empleo y centros autorizados. "Desde entonces, cada año la inversión en formación para el empleo ha sido una constante por parte del Gobierno riojano".

En este tiempo, según ha indicado, el Gobierno de La Rioja ha constituido una red de 100 centros y entidades colaboradoras, ha creado el Consejo de Formación Profesional, con la participación de las organizaciones sindicales y empresariales más representativas, y ha puesto en marcha el Plan de Formación Profesional de La Rioja 2009-2011, "que está permitiendo la implantación de un nuevo sistema para la acreditación de la competencia profesional adquirida a lo largo de la trayectoria profesional de las personas, abriendo nuevas oportunidades a todos los que participan en el mercado de trabajo".

Estos certificados de profesionalidad acreditan las competencias profesionales que adquirieron estas personas a través de la formación para el empleo, por lo que, ha señalado Pedro Sanz, "suponen un reconocimiento en el mercado laboral y, por lo tanto, permiten mejorar las expectativas profesionales".

Los 201 certificados entregados hoy corresponden a 33 especialidades diferentes tan diversas como auxiliar de fabricación mecánica, peluquería o fontanería, y tienen carácter oficial y validez en todo el territorio nacional. Además, de los 201 certificados 81 corresponden a los alumnos que han concluido con éxito el Nivel I de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI); certificado que ofrece la posibilidad de proseguir los estudios para obtener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria o bien de acceder al mercado laboral.

Los Certificados de Profesionalidad, que expide la Consejería de Industria, Innovación y Empleo, son junto a los títulos de técnico y técnico superior de la FP del ámbito educativo, que expide la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, los dos tipos de certificación de la cualificación profesional que existen actualmente. Ambos están referidos al mismo Catálogo Nacional de Cualificaciones, lo que supone que tendrán Unidades de Competencia comunes que permitirán establecer equivalencias y convalidaciones.

Los Certificados de Profesionalidad se engloban en el Plan de Formación Profesional de La Rioja que está trabajando en la implantación de un nuevo sistema para la acreditación de la competencia profesional adquirida a lo largo de la trayectoria profesional de las personas, abriendo nuevas oportunidades a todos los que participan en el mercado de trabajo. Este documento responde a las nuevas necesidades de nuestra sociedad y entorno económico y tiene como objetivo final mejorar la competitividad de La Rioja a través del desarrollo eficiente del Sistema de Cualificaciones de nuestra región.