4 de septiembre de 2007

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado hoy que los argumentos utilizados por la Comisión Europea para rechazar la denominación "Vignobles de France" (Viñedos de Francia) dan la razón al Gobierno de La Rioja en su recurso contra la indicación geográfica 'Viñedos de España'. Pedro Sanz ha realizado estas declaraciones tras conocer que la Comisión Europea ha comunicado la no aprobación de una serie de denominaciones de vinos de la tierra presentadas por Francia, entre las que se encuentra 'Viñedos de Francia', por no ajustarse a la reglamentación de la UE.

Pedro Sanz ha señalado que el argumento utilizado por la Comisión "se ajusta perfectamente a las alegaciones formuladas por el Ejecutivo riojano en el recurso presentado ante la Audiencia Nacional solicitando la suspensión cautelar de la Orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que reconoce y regula esta indicación geográfica para los vinos con derecho a la mención tradicional 'vino de la tierra' producidos en la zona geográfica que se delimita. "Recurso que está admitido y se encuentra en tramitación", ha subrayado.

En este sentido, el Presidente del Gobierno de La Rioja ha explicado que la Comisión entiende que una indicación geográfica debe corresponder con un lugar o grupo de lugares o con una región o una parte de la misma y que una denominación de vino de la tierra debe corresponder necesariamente a un ámbito menor que el de un Estado miembro y considera que 'Viñedos de Francia' es una indicación del país de origen.

En este sentido, el Gobierno de La Rioja argumenta que la Orden del Ministerio vulnera el artículo 19 de la Ley 24/03 de la Viña y del Vino. Para el Ejecutivo riojano no es lógico que se haya establecido en la Orden una delimitación geográfica tan amplia, puesto que es necesario que el terreno vitícola pueda conferir a los vinos características especiales y difícilmente podrá ocurrir esto en territorios tan heterogéneos.

Otro de los aspectos que alega el Ejecutivo riojano es que la utilización del término 'España' genera confusión en el consumidor y repercute negativamente en la comercialización de los vinos de Rioja, puesto que vinos de menor calidad y con menores exigencias de control entran en el mercado mundial amparados por la denominación 'Viñedos de España'.

Además, para el Gobierno de La Rioja, la nueva denominación supone competencia desleal al permitir que se puedan amparar excedentes de vino producidos en las regiones acogidas a la indicación geográfica, mientras que el sistema de la Denominación de Origen Calificada Rioja no permite la producción de excedentes con el fin de garantizar una mayor calidad de la uva producida en nuestra región.