18 de diciembre de 2009

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha manifestado esta mañana que espera y confía en "un cambio de la actitud del Presidente del Gobierno de España" y en las gestiones que pueda realizar el senador por La Rioja del Partido Socialista y ex Presidente del Gobierno regional (en alusión a José Ignacio Pérez) para reconducir la orientación de la tramitación de la proposición de Ley que supone el blindaje del concierto económico vasco.

Pedro Sanz ha señalado que "todavía no se ha aprobado la Ley, puesto que debe cumplir un paso muy importante en el Senado", por lo que ha declinado informar de las medidas que adoptará el Gobierno de La Rioja una vez finalizado el trámite parlamentario "porque sería lo mismo que darnos por vencidos". "Tengo la confianza de que una vez que el Partido Nacionalista Vasco haya depositado los votos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado, el Presidente de España tenga la actitud lógica de poder modificar la proposición de Ley, como ya ha sucedido en alguna ocasión", ha subrayado.

Asimismo, ha indicado que "hay que pensar que en el Senado hay un ex Presidente socialista del Gobierno de La Rioja, que ha dado muchas ruedas de prensa contra el concierto vasco y que ha luchado contra estos abusos, poniéndose firme como lo ha hecho este Presidente, defendiendo ante todo los intereses de La Rioja". "Espero", ha dicho, "que sea capaz de que su grupo parlamentario y él como Senador cambien su postura, porque le dará prestigio o habrá muerto políticamente".

Pedro Sanz ha destacado que "por encima del proyecto político del Partido Popular y de los intereses políticos, en mi corazón y en mi fuerza está la defensa de los intereses de La Rioja y de los riojanos", tras lo que ha apuntado que esperará al mes de febrero "para tomar las determinaciones que haya que tomar". En un mensaje a Rodríguez Zapatero, Pedro Sanz le ha pedido que "recuerde que la dignidad de los riojanos está por encima de planteamientos pobres y prepotentes; aunque seamos pequeños, somos tan dignos y tenemos los mismos derechos que vascos, andaluces, gallegos o catalanes; y su obligación es ser garante de la igualdad entre los españ