20 de enero de 2009

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, junto al Alcalde de Cenicero, Pedro María Frías, y el Presidente del Patronato de la Fundación Benéfico Social de La Rioja, Conrado Escobar, ha asistido esta mañana al inicio de las obras de ampliación de la residencia de ancianos Nuestra Señora del Valle de esta localidad.

Se trata de un ambicioso proyecto, impulsado por la Fundación Benéfico Social de La Rioja con la colaboración del Ayuntamiento de Cenicero y el Gobierno de La Rioja, que incluye además de la ampliación y remodelación de la residencia de ancianos, la construcción de un parque público y de viviendas de protección oficial.

La Fundación Benéfico Social de La Rioja fue creada en 2006 por el Ejecutivo riojano para aglutinar todas las fundaciones benéfico-asistenciales y culturales instituidas en nuestra región entre finales del siglo XIX y principios del XX, y agrupar el legado social que dejaron los indianos riojanos.

En la actualidad, la Fundación Benéfico Social de La Rioja es la heredera de la voluntad de Doña Gregoria Artacho de dotar permanentemente a Cenicero de una residencia de ancianos, así como de la práctica totalidad de los terrenos en los que se va a desarrollar la actuación.

El coste total de esta actuación, que está previsto que finalice en un plazo de dos años, supera los tres millones de euros. En primer lugar se realizarán las obras de ampliación de la residencia de ancianos, posteriormente comenzarán las obras del aparcamiento y, por último, la construcción de las viviendas de protección oficial y el parque público.

La ampliación de la actual residencia de ancianos de la localidad permitirá pasar de 30 a 75 plazas. Las obras contemplan la remodelación de la actual residencia y la construcción de un nuevo edificio.
El antiguo asilo es un edificio de comienzos del siglo XX y está catalogado en el Plan General del municipio como edificio de interés, por lo que la actuación proyectada incluye respetar la fachada, derribar el resto del edificio y realizar tres nuevas plantas que se conectarán con la residencia actualmente en uso. De esta manera la residencia recuperará su antigua entrada a través de la fachada del asilo original.

El nuevo edificio tendrá una superficie total de 1.372 metros cuadrados. En la planta baja se ubicarán las dependencias administrativas de personal y mantenimiento, además de una sala de velatorio. En las plantas primera y segunda estarán las habitaciones y zonas comunes.

Parque público y viviendas

Además de en la residencia, esta actuación va a dotar a Cenicero de un parque público de 2.512 metros cuadrados, que incluye una superficie ajardinada y una plaza con un estanque, bancos y una zona destinada a juegos infantiles.

Bajo el parque, al que se podrá acceder desde las calles Gregoria Artacho, Arrañales y Toribio Sobrerilla, se ha proyectado la construcción de un parking de titularidad privada con capacidad para 50 plazas y acceso desde la calle Toribio Sobrerilla.

Finalmente, el proyecto incluye la construcción, en colaboración con el IRVI, de 14 viviendas de protección oficial en la confluencia de las calles Toribio Sobrerilla y Arrañales, que tendrán una superficie útil de entre 80 y 90 metros cuadrados. La promoción incluye la cesión al Ayuntamiento de Cenicero de varios locales de negocio ubicados en los bajos de la calle Arrañales.