4 de enero de 2012

El presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, ha asegurado que las medidas adoptadas por el Gobierno central "devolverán a España a la senda del progreso y el desarrollo económico".

El presidente del Ejecutivo riojano ha insistido en que ante la complicada coyuntura económica "no caben los paños calientes o medidas populares que caigan bien entre la ciudadanía". "Este país está enfermo y precisa una terapia que incluye una medicina que posiblemente nos va a resultar un poco amarga, incluso dolorosa, pero al final nos llevará a la curación del enfermo y el propio país volverá a la senda del progreso y el desarrollo económico", ha resaltado.

Pedro Sanz considera que "estamos ante un Gobierno valiente, que no se esconde y quiere poner sobre la mesa la situación más cruda de la realidad", con unas medidas orientadas a reducir el déficit público. Estas primeras medidas deben complementarse, en opinión del presidente del Gobierno riojano, con "reformas estructurales que contribuyan a generar confianza para lograr el desarrollo económico de España; confianza interna y externa hacia los mercados financieros".

Por último, el presidente del Gobierno regional ha subrayado que "los ajustes en La Rioja no han sido tan dramáticos o graves como en el conjunto del país" gracias a la aplicación de una política económica "muy racional y razonable", que ofrece "confianza a los ciudadanos" y que se encamina hacia "el desarrollo y el progreso".