2 de diciembre de 2011

El presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, ha asegurado hoy que el Gobierno de La Rioja planteó al Ejecutivo vasco practicar abortos en el País Vasco a las mujeres que así lo decidan voluntariamente como parte de la compensación en servicios sanitarios especializados por la atención prestada por el Servicio Riojano de Salud a los vecinos de Álava, y ante la circunstancia de que los médicos que trabajan en la comunidad riojana se acogen a la objeción de conciencia para no practicar estas intervenciones.

"La ley del aborto que plantea el Gobierno socialista contempla que aquellas mujeres que voluntariamente quieran abortar, lo puedan hacer. Los médicos de La Rioja se acogen a la objeción de conciencia para no practicar abortos, con lo que el Gobierno de La Rioja debe buscar acuerdos con clínicas privadas u hospitales para que se hagan. Y los tenemos que pagar. Como en el País Vasco hay hospitales que efectúan este tipo de intervenciones, planteamos que, en vez de pagar por estas operaciones, se hicieran en el País Vasco como parte de las compensaciones económicas por la atención sanitaria a los vecinos de Álava".

El presidente del Gobierno de La Rioja ha añadido que "cuando alguien quiere plantear los temas desde el punto de vista político y de la confrontación, se pueden sacar mil anécdotas" y se ha referido a que esta cuestión ha sido una de las que se han abordado en el proceso de negociación. "No hablamos únicamente de esta medida, sino de otras muchas más".

Por último, Pedro Sanz ha señalado que no pensaba contestar al lehendakari, "quien ha estado perdido hasta el día de hoy", ha dicho, refiriéndose a la negociación sobre la atención a pacientes vascos en La Rioja. Asimismo, ha reiterado que el conflicto "estaría ya resuelto" en el caso de que fuera el PNV el que gobernara en el País Vasco.