12 de mayo de 2010

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha inaugurado esta mañana la VII edición del Foro Mundial del Vino, que se celebra en Riojaforum del 12 al 14 de mayo. Pedro Sanz ha asegurado que se trata del "mejor Foro Mundial del Vino de la historia" y ha animado a todo el sector a defender la calidad porque es "el referente para superar la crisis".

El Presidente del Ejecutivo riojano insistió en la defensa de la calidad y manifestó que "no estamos dispuestos a consentir que se nos impongan atajos" en referencia a la indicación geográfica ‘Viñedo de España’, e explicó al auditorio que la Comisión Europea ha vuelto a rechazarla porque no es conforme a las normas comunitarias. "Inventos como éste perjudican más que ayudan, confunden al consumidor y motivan enfrentamientos en el sector", ha subrayado.

Respecto a la crisis del sector en La Rioja, Pedro Sanz ha trasladado su apoyo a las decisiones adoptadas por la mayoría del sector vitivinícola de La Rioja y ha manifestado su comprensión por la preocupación tanto de los viticultores como de los bodegueros. En este sentido, ha pedido respeto a los acuerdos de la Interprofesional para corregir posibles desequilibrios y garantizar el futuro del sector. "El debate debe producirse en la Interprofesional, aunque a algunos les cueste entenderlo" ha asegurado en relación a recientes críticas partidistas.

Pedro Sanz ha señalado que en esta situación "se hace más necesario redoblar los esfuerzos en materia de investigación, innovación y promoción". Como ejemplo del compromiso del Gobierno de La Rioja con el sector, se refirió al "notable esfuerzo" que está realizando en el Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino, un proyecto en colaboración con la Universidad de La Rioja y con el CSIC cuya sede de la Grajera estará construida el próximo año.

Por el contrario, criticó que el Gobierno central haya reducido en más de un 20% los recursos destinados a investigación, así como la desaparición de la Dirección General del INIA (Investigación Agraria) o el anuncio de la creación de una ‘plataforma tecnológica del vino en La Rioja’, algo "importante y necesario, pero totalmente improvisado".

Sus críticas se centraron también en la promoción y, en este sentido, lamentó que España destine un 40% menos en promoción que Francia o Italia, competidores directos del vino español. O que "una inadecuada gestión" del programa de apoyo a la OCM obligara a España en 2008 a devolver 17 millones de euros de Europa. O que el apoyo del ICEX a la promoción del Rioja en Estados Unidos se haya rebajado en dos años a la mitad.

También compartió con el auditorio dos preocupaciones que atañen a todo el sector: el futuro de la política comunitaria, especialmente en lo referente a los derechos de plantación, para lo que pidió "una solución urgente" sin esperar a 2015; y el estatus jurídico del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja, ya que el asunto está parado desde hace cinco años, "han pasado cinco directores generales por el Ministerio y siempre con la promesa de que se va a resolver".

En la línea de trabajar por la calidad, ha insistido en la propuesta riojana para, aprovechando la presidencia española de la Unión Europea, organizar un seminario sobre la producción vitivinícola de calidad y el consumo moderado del vino en el marco de la dieta mediterránea.