11 de diciembre de 2007

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha anunciado hoy que la Ley de Dependencia se aplicará en su totalidad en La Rioja en 2011, cuatro años antes de lo previsto por el Gobierno de España. Sanz ha reiterado la voluntad política del Gobierno de La Rioja para aplicar la nueva ley, pero ha recordado que el Ejecutivo central debe contribuir económicamente para su efectividad: "más que palabras, más que firmas, están los hechos; deben poner el dinero encima de la mesa"

Pedro Sanz ha realizado estas declaraciones momentos antes de inaugurar las jornadas sobre la Ley de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, organizadas por el Consejo Económico y Social de La Rioja (CES). El Presidente del Gobierno de La Rioja ha informado de la marcha de la aplicación de la ley en La Rioja: hasta la fecha se han recibido 2.743 solicitudes desde el 15 de mayo, de las que 2.211 ya han sido valoradas y aproximadamente 1.500 pertenecen a grandes dependientes.

Sanz ha recordado que el Gobierno de La Rioja ha desarrollado en los últimos años una política de carácter social "para construir la sociedad de la igualdad de oportunidades". En su opinión, "La Rioja es referente nacional en la aplicación de políticas sociales".

De hecho, aseguró que la Ley promovida por el Gobierno de España viene a ratificar muchas medidas ya aplicadas por el Ejecutivo riojano. En este sentido, manifestó que la ley nacional "se queda corta" en aspectos previstos por el Sistema Riojano de Dependencia, como la atención a los niños de 0 a 3 años, ya que la ley estatal contempla sólo a los grandes dependientes "y nosotros atendemos a todos los niños con dependencia", o todo lo relacionado con la actividad de los centros ocupacionales.

Preguntado por la firma de un convenio con el Gobierno central para aplicación de la Ley estatal de Dependencia, Sanz matizó que "lo que hace falta es que el Gobierno central cumpla sus compromisos". En este sentido, señaló que el Gobierno de La Rioja contempla una inversión de 45 millones de euros para desarrollar en 2008 las previsiones del Sistema Riojano de Dependencia, cuando el Gobierno de España aporta 1,6 millones de euros, cifra que Sanz calificó de "ridícula" en comparación con el esfuerzo presupuestario del Gobierno de La Rioja.