28 de enero de 2011

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha anunciado hoy que la Bodega Institucional de La Grajera, que se integrará en el futuro complejo del Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV), dispondrá de una instalación que será totalmente renovable y respetuosa con el entorno, mediante el uso de un sistema integral de aprovechamiento geotérmico que obtendrá del subsuelo que alimenta el viñedo de la zona toda la energía necesaria para aportar frío y calor de forma simultánea.

El gran ahorro energético, el bajo coste de mantenimiento, la seguridad o el menor impacto ambiental son algunas de las ventajas que aportará esta instalación, que, en opinión de Pedro Sanz, convertirá al ICVV en un referente internacional en investigación y en materia ecológica, alcanzando y superando los objetivos establecidos en el Protocolo de Kyoto de forma anticipada al lograr su integración con el paisaje y el medio ambiente hasta extraer de la tierra toda la energía necesaria.

El Jefe del Ejecutivo regional ha asegurado que las obras de la Bodega Institucional de La Grajera, que sustituirá a la antigua bodega que el Gobierno de La Rioja tiene en esa zona, y del edificio administrativo avanzan a buen ritmo y estarán acabadas para marzo de 2011, tras una inversión de 11 millones de euros, a los que hay que sumar los 3 millones de euros destinados al equipamiento del edificio científico que corresponde construir al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

La inversión realizada para la puesta en marcha de este sistema de aprovechamiento geotérmico asciende a 1 millón de euros, que aportarán a partes iguales el Gobierno de La Rioja y el Ministerio de Industria, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético. Además, cabe destacar que también están a punto de acabar las obras de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) que dará servicio a todo el complejo.

Pedro Sanz ha insistido en que este proyecto es pionero en materia de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) y modélico por su aportación en materia de eficiencia, abaratamiento de los consumos y respeto al medio ambiente. En concreto, se calcula una reducción de 106 toneladas de CO2 al año, la no utilización de combustibles líquidos ni sólidos, y una inyección del 100% de la potencia térmica y frigorífica a través de la energía almacenada en el subsuelo.

Beneficios del sistema geotérmico
Gracias al uso de la geotermia se podrán comprobar las ventajas de la climatización geotérmica aplicada al proceso de control de la temperatura durante la fase de fermentación alcohólica y maloláctica, y mantener durante todo el año la nave de barricas a una misma temperatura, sin el uso de energías auxiliares.

Además, en el edificio administrativo se ha diseñado un sistema de climatización geotérmica que se autoabastece de forma eficiente. La difusión de aire a baja temperatura hará que las personas que trabajen en su entorno, tengan un ambiente agradable y ecológico, con un coste energético muy por debajo de los sistemas tradicionales de climatización.

Esta instalación estará monitorizada por completo con el fin de registrar los parámetros necesarios (consumos, eficiencia del sistema…) y facilitar que cualquier bodega de la Denominación de Origen Calificada Rioja pueda verificar los beneficios técnicos, económicos y medioambientales del uso de la energía geotérmica.

Cabe recordar que el futuro complejo del Instituto de las Ciencias de la Vid y del Vino contará con varios edificios independientes. El Gobierno de La Rioja dispondrá de dos espacios diferenciados: la bodega y edificio institucional, con una superficie de 5.275,13 metros cuadrados construidos, y el edificio administrativo, de 1.540,94 metros.

En la bodega y edificio institucional se ha procedido a la construcción de un intercambiador geotérmico formado por 40 perforaciones de 127 metros de profundidad cada una, con una potencia instalada de 420 kilowatios. En el edificio administrativo se ha construido un intercambiador geotérmico formado por 15 perforaciones de 112 metros de profundidad cada una, con una potencia instalada de 65 kilowatios.