30 de junio de 2010

La Oficina de Atención a la Víctima del Gobierno de La Rioja ha iniciado la intervención con víctimas de violencia conyugal y filio-parental mediante terapia en grupo. Esta intervención completará el tratamiento individual que desde la oficina se da a las víctimas.

A través de estas terapias se persigue ayudar a las víctimas a reducir los trastornos psicológicos que sufren, como pueden ser: reexperimentación, evitación e hiperactividad, malestar permanente, incapacitación y bloqueo de los recursos personales para afrontar la situación, baja autoestima y bajo estado de ánimo.

La terapia en grupo permite a las víctimas descubrir su problemática en otras personas y les obliga a retomar la práctica de las habilidades sociales que poseen pero que habían perdido por el aislamiento al que han sido sometidas.

Se han organizado dos tipos de grupos, uno destinado a víctimas de violencia conyugal y otro para víctimas de violencia filio-parental. En el primero participarán 12 personas y en el segundo, 8.

Antes de participar en el programa de tratamiento en grupo, cada participante habrá recibido intervención psicológica individual por parte de los profesionales de la Oficina de Atención a la Víctima.

El programa de terapia de grupo para víctimas de violencia conyugal incluye 13 sesiones semanales de una hora y media de duración y cuatro sesiones de seguimiento (al mes, tres, seis y doce meses). El programa persigue facilitar a la víctima la expresión emocional y comprensión de su situación de maltrato, explicar los conceptos de ciclo y escalada de violencia, aumentar la seguridad de la víctima y el conocimiento de estrategias de prevención y protección ante la violencia, aumentar su autoestima y seguridad en sí misma, mejorar los estilos de solución de problemas y de comunicación.

Respecto al grupo de violencia filio-parental incluye el mismo número de sesiones y se pretende ayudar a los padres a cambiar su actitud ante el problema de la violencia, estimulándoles a hacer frente a las conductas agresivas de sus hijos y así crear cambios de actitud. Además, se les proporcionarán herramientas y estrategias para la educación de los hijos, se les ayudará a retomar el rol de padres y a mejorar su autoestima y estado de ánimo.

La Oficina de Atención a la Víctima fue creada por el Gobierno riojano en 1999 y constituye el principal referente en la atención e intervención de las víctimas de cualquier tipo de delito, con especial atención a los casos de violencia doméstica o de género. El objetivo es ofrecer a la víctima un sistema de protección integral que la atienda durante todo el proceso.

La Oficina de Atención a la Víctima cuenta con sede en cada uno de los edificios judiciales de Calahorra y Haro, y en Logroño, en la calle Avenida de Portugal nº 3 de Logroño.