1 de julio de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha visitado en la mañana de hoy los dos reductores de velocidad y los dos pasos sobreelevados que la Dirección General de Carreteras y Transportes del Gobierno de La Rioja ha instalado en la travesía de Hormilleja. En su visita, Burgos ha estado acompañado por la Alcaldesa de la localidad, María Victoria Garrobo.

A la conclusión de la visita, Antonino Burgos ha recordado la disponibilidad de la Consejería de Vivienda y Obras Públicas para "instalar reductores y pasos de peatones sobreelevados en los municipios que así lo requieran tal y como se ha hecho en Baños de Río Tobía u Hormilleja". "De esta manera", ha incidido Burgos, "se mejora notablemente las condiciones de seguridad de la circulación pero, fundamentalmente, la de los peatones ya que estos reductores se sitúan en travesías que soportan un considerable volumen de tráfico pero que tienen una misión eminentemente urbana".

Los dos reductores de velocidad (correspondientes al modelo ‘lomos de asno’) se han colocado en la LR-208, en las entradas de Hormilleja-San Asensio y en el sentido contrario, San Asensio-Hormilleja. Igualmente se han dispuesto dos pasos sobreelevados. La actuación ha tenido un coste superior a los 23.000 euros.

Estas acciones se contemplan dentro del Plan de Seguridad Vial del Gobierno de La Rioja que, para este 2010, destina 15 millones de euros para mejorar las condiciones de circulación de nuestra red autonómica de carreteras. En concreto, la instalación de reductores y pasos sobreelevados se incluye dentro de la partida de actuaciones sistemáticas y que, en su apartado de equipamientos, tiene un presupuesto global de 625.185 euros.

La implantación de estos reductores no es la única actuación de la Consejería de Obras Públicas en el municipio ya que, recientemente, se procedió al acondicionamiento de la parada del servicio de transporte pública, una intervención que conllevó una inversión cercana a los cien mil euros.