25 de mayo de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha presentado el plan de infraestructuras y el equipamiento para el Transporte Metropolitano de Logroño, unas obras en las que el Gobierno de La Rioja invertirá 833.135 euros. Esta inversión está destinada a la construcción y adecuación de las paradas de autobuses en los doce municipios y dos pedanías que estarán conectadas con la capital riojana gracias a este servicio público de transporte en el que el Gobierno riojano invertirá 20 millones de euros en la próxima década.

El Consejero de Obras Públicas, Antonino Burgos, ha destacado que este Plan de Transporte Metropolitano "dará servicio a casi medio millón de viajeros al año y facilitará los desplazamientos de los vecinos del entorno urbano de Logroño hacia la capital". Burgos ha destacada que este gran volumen de pasajeros "exige la adecuación y mejora de las instalaciones que ya se utilizan para el transporte interurbano así como la construcción de nuevos equipamientos y marquesinas para aquellos municipios que no dispongan de ellas". Además, se trata de ofrecer al usuario del transporte metropolitano "seguridad en el acceso al servicio, comodidad en la espera de los autobuses e información exhaustiva sobre los horarios y el destino del servicio", completó Burgos.

El Transporte Metropolitano, que contará con 7 líneas y estará operativo a finales de este año, dará servicio a los casi 200.000 habitantes de los municipios de Logroño, Fuenmayor, Cenicero, Navarrete, Entrena, Nalda, Albelda, Clavijo, Ribafrecha, Murillo, Arrúbal y Agoncillo (además de Recajo), y de las pedanías de La Unión e Islallana.

Cinco paradas en Logroño
La capital riojana contará con cinco puntos de subida y bajada de pasajeros. Uno estará ubicado en El Arco, en las cercanías de la intersección entre la Avenida Manuel de Falla y Avenida de Burgos. Será utilizada por las 7 líneas metropolitanas. Una de las paradas, que dará servicio a las líneas M1, M2 y M3, se ubicará en la vía de servicio de Avenida de Burgos con su confluencia con Calle Isaac Albéniz. La otra se ubicará en Avenida Manuel de Falla, en el lado par, y será utilizada por los pasajeros de la M4, M5, M6 y M7.

La siguiente parada se ubicará en las inmediaciones de la Estatua del Labrador. Tendrá dos ubicaciones y se conciben como prolongación de las paradas urbanas ya en uso. Así, una se ubicará en la Calle Jorge Vigón, junto a Belchite, y la segunda en el tramo inicial de Vara de Rey.

La tercera parada se colocará en la zona de la Universidad, en Avenida de la Paz y también se utilizará por todas las líneas. Para los desplazamientos con dirección a Logroño, la parada se instalará en la Calle Piscina mientras que en los números pares de Avenida de la Paz, a la altura del edificio ‘Misioneros del Sagrado Corazón’, se colocará la nueva parada para los autobuses con dirección centro.

El cuarto punto para la subida y bajada de pasajeros se sitúa en la zona próxima al Hospital San Pedro. En la Calle Piqueras, cerca del puente sobre el río Iregua, se ubicarán las dos paradas (números pares e impares).

Por último, en la zona de Marianistas se construirá una parada técnica para los autobuses de la M1, M2 y M3 cuyos servicios inician y concluyen en este punto. Para las líneas M4, M5 y M6 esta parada se utilizará para la función de corrección de horarios o similares sin que esté prevista su utilización para la subida y bajada de pasajeros.

Las marquesinas ubicadas en la capital riojana se adecuarán a los modelos utilizados habitualmente por el Ayuntamiento de Logroño si bien éstas se identificarán con los colores corporativos del Transporte Metropolitano.

Paradas en el resto de los municipios
Fuenmayor acogerá dos paradas para las líneas del transporte metropolitano (M1 con destino a Cenicero y M2 como destino final). Ambas discurren por la Calle Víctor Romanos y por Avenida Ciudad de Cenicero. Frente a la fachada de la iglesia, en Avenida Ciudad de Cenicero, se ubicará una parada que no precisa la colocación de una marquesina. La segunda se instalará en la Calle Víctor Romanos, donde ya existe una parada del transporte interurbano y, por lo tanto, precisándose solamente el pintado de las marcas viales y nuevos postes informativos.

Cenicero acogerá la línea M1. Dos paradas se ubicarán en la Calle Estanislao del Campo. La actuación consistirá en la adecuación de las actuales paradas interurbanas. Igualmente, se ubicará una nueva parada al final de la Calle Arsenio Corral –entre la N-232 y la Plaza de Toros- que será utilizada como zona de espera y de cumplimiento de horarios.

Por Navarrete transitan dos líneas de servicio metropolitano (la M2 hacia Fuenmayor y la M3 hacia Entrena). Habrá cuatro paradas: dos se situarán en la Calle Prudencio Muñoz, coincidiendo con las ya existentes para el servicio interurbano; las otras dos se instalarán en el cruce entre la N-120 y la Calle Fuenmayor (se adaptará la actual parada del transporte interurbano y se construirá una nueva justo enfrente).

Entrena es el destino final de la M3. La parada del Transporte Metropolitano se adaptará a la ya existente para el servicio interurbano (Avenida de La Rioja, junto a la Calle Eduardo Barriobero). El Gobierno de La Rioja acometerá la reestructuración de esta infraestructura. Por un lado, retirando una de las dos marquesinas existentes y remodelando la actual isleta para mejorar la circulación.

Villamediana acogerá el tráfico de pasajeros de las M4 (hacia Nalda), M5 (a Ribafrecha) y M6 (a Murillo). La parada de las tres líneas, en sentido ida, se ubicará en los números impares de Avenida de los Caballeros Templarios mientras que en la acera contraria se ubicará la parada para el sentido de vuelta.

La M4 con destino a Nalda atravesará el municipio de Alberite que, igualmente, será el comienzo de las sublíneas M4A (hacia Clavijo) y M4B (a Islallana). Las dos paradas de Alberite, situadas en la Avenida de Navarra, serán las mismas empleadas por el servicio interurbano, actualizándose los postes informativos y la señalización horizontal.

En Albelda se ubicarán dos paradas para dar servicio a la M4 (con destino a Nalda) y la M4B (a Islallana). Éstas se instalarán en la Plaza Mayor. Una se adecuará a la ya existente por los servicios interurbanos mientras que la nueva parada, justo enfrente, será de nueva creación. En ambas se actualizarán los postes informativos y las señales horizontales.

Nalda es el destino final de la M4 y punto de paso de la M4B (hacia Islallana, pedanía de Nalda). La actuación a realizar consiste en la adecuación de la actual parada del autobús interurbano (en la intersección entre Avenida Lorenzo Íñiguez y Calle de las Piscinas) para el servicio metropolitano, cambiándose los postes informativos y renovándose las marcas viales.

En Islallana, punto final de la sublínea M4B, se ubicará un espacio en forma de L para la subida y bajada de pasajeros y para el cumplimiento de los horarios del servicio. Este apeadero se situará al inicio de la Calle Mayor.

En La Unión, pedanía de Clavijo, se ubica la única parada que da servicio a la sublínea M4A y que, en la actualidad, es la misma que utiliza el autobús interurbano (Calle Matanza). La adecuación del actual apeadero sólo exige el repintado de las marcas viales y la colocación de un nuevo poste informativo.

En Clavijo, final de la M4A, se ubicará una sola parada, en la Plaza de Don Hipólito Ascacíbar, coincidente con la ya utilizada para el transporte interurbano. Ésta servirá para coger y dejar pasajeros pero también como punto de espera para el cumplimiento de horarios.

Ribafrecha, destino final de la M5, acogerá dos paradas: una de nueva construcción en la Calle Mayor -junto al ayuntamiento y la iglesia- mientras que la segunda, sita en la Calle Uriemo, será acondicionada con señalización horizontal y un poste informativo.

Murillo es la estación final de la M6. En este municipio se ubicarán cuatro paradas del servicio de transporte metropolitano: dos de nueva creación, en el Barrio de los Tomares, en la carretera hacia Villamediana (a unos 500 metros del puente sobre el río Leza) y otras dos en la confluencia de la Calles Daniel Esteban con Avenida del Jubera (éstas ya se utilizan para el servicio de transporte interurbano).

En Recajo, barrio dependiente de Agoncillo, se han dispuesto dos paradas para atender las demandas de los usuarios de la M7 (con destino hacia Arrúbal y Agoncillo). Por un lado, en la estación de tren se ha adecuado una parada mientras que la otra se localizará sobre la carretera, en una zona segura para la subida y bajada de pasajeros.

Agoncillo acogerá la M7 con varias paradas. Por un lado se procederá a la eliminación del apeadero existente sobre la N-232 y que, actualmente, da servicio a los usuarios del transporte interurbano. Se conservará la parada existente en Avenida de La Rioja y se construirá una nueva, justo enfrente. Igualmente, en la Calle Miguel de Cervantes se creará otra más y en el Polígono Industrial de El Sequero, cuatro más (dos en cada sentido). La creación de estos cuatro estacionamientos exige el acondicionamiento del camino –Calle La Caña- que conecta el núcleo urbano de Agoncillo con el Polígono Industrial.

Por último, en Arrúbal, final de la M7, se conserva la actual parada del servicio interurbano (en la confluencia de las Calles Cuesta y Calvario), eso sí, con un poste informativo y nuevas marcas viales.