17 de enero de 2007

La Dirección General de Obras Públicas invertirá 3.568.465 euros en la carretera de unión de los valles Leza, Jubera y Cidacos. El proyecto, cuyo plazo de ejecución será de 12 meses, prevé el acondicionamiento de diversos tramos de las carreteras de anchura variable que oscilará entre 4,5 metros y 5,5 metros y afectará a las carreteras LR-261, LR-465 y LR-484.

El objetivo de los trabajos es dotar de mayor accesibilidad a aquellas localidades de la comunidad que por sus especiales condiciones orográficas y geográficas han quedado en un pasado un tanto relegado de las principales vías de comunicación. Este es el caso de la cabecera del valle del río Jubera, donde no existe posibilidad de acceso desde las localidades vecinas situadas en los valles de los ríos Leza y Cidacos. Durante la redacción del Plan Regional de Carreteras de La Rioja se llevó a cabo diversos estudios en los que se determinó cuáles son las zonas de la comunidad con peores condiciones de accesibilidad y en la cabecera del valle del río Jubera fue donde se obtuvo el índice de accesibilidad más bajo. Así, las localidades próximas entre sí como Robres del Castillo, Hornillos de Cameros o Zarzosa no cuentan con vías de comunicación apropiadas.

Para mejorar esta situación se ha proyectado la adecuación de las características del firme de varios viales existentes que en la actualidad tienen un uso fundamentalmente agrícola y forestal, así como de servicio a los parques eólicos. Las obras se reducirán, por lo tanto, a la mejora del drenaje transversal y longitudinal, afirmado de la calzada y reposición de servicios afectados. Por otro lado, la ejecución de las obras permitirá el cierre de la malla de conexión entre valles, dando continuadad a un itinerario que comenzaría en el Alto Najerilla (Canales de La Sierra) y terminaría en el Alhama-Linares (Ventas del Baño) evitando el paso por Logroño en los desplazamientos entre valles.

Por ello, se definen una serie de actuaciones cuya finalidad es reforzar el firme hasta obtener las características necesarias para un tráfico ligero y mejorar la evacuación de las aguas. Los trabajos se centrarán en el refuerzo del firme intentando alcanzar 5 metros de anchura en toda la carretera, mediante la extensión de 0.25 metros de zahorras artificiales en la base y un triple tratamiento superficial.

Asimismo, se mejorará el drenaje longitudinal y transversal de la vía, mediante reapertura de cunetas, construcción de cunetas y rígolas de hormigón y limpieza; y prolongación o construcción de las obras de fábrica necesarias para el correcto drenaje.

También se incluirá la señalización horizontal y vertical de la carretera de acuerdo con la normativa existente y disposición de barrera flexible en aquellas zonas cuya seguridad así lo requiera.

El ensanche de la plataforma se realizará en zonas puntuales en los puntos kilométricos 25,2 y 28,6 de la LR-261 hasta conseguir una sección de 5 metros de anchura en toda la longitud de la carretera.

La construcción de losas de ampliación de la carretera en dos puntos kilométricos y la estabilización de taludes mediante la realización de labores de saneo así como la instalación de mallas y redes de cables en la LR-261 completarán las obras.

Por último, se realizará el refuerzo de la línea eléctrica de media tensión en las zonas de afección de la carretera y se procederá a la hidrosiembra y recuperación ambiental.