14 de noviembre de 2010

La Consejería de Vivienda y Obras Públicas del Gobierno de La Rioja ha adjudicado por un importe de 304.639,47 euros la construcción de las infraestructuras necesarias para la adecuación de las infraestructuras del Transporte Metropolitano en Agoncillo y en el barrio de Recajo, ubicadas ambas en la línea M-7. Se trata de dos actuaciones complementarias al Plan del Transporte Metropolitano, la principal apuesta del Gobierno de La Rioja en materia de transporte que permitirá conectar Logroño con su entorno urbano más próximo mediante un sistema de transporte seguro, económico y sostenible.

Las obras adjudicadas, que tienen un plazo de ejecución de un (estarán concluidas antes de la puesta en servicio de la línea), serán desarrolladas por las empresas riojanas Ismael Andrés, en Agoncillo (con un importe de 187.000 euros), y por Riojana de Asfalto, en Recajo (con un presupuesto de 117.639,47 euros) y permitirán ofrecer al usuario de la línea M-7 el mejor servicio posible, adecuando las infraestructuras actuales existentes.

Así, las obras en Agoncillo consisten en el acondicionamiento del camino que conecta el núcleo urbano del municipio (Calle Las Cañas) con el Polígono Industrial de El Sequero de manera que éste pasará a contar con una anchura de 5,5 metros (la actual plataforma es de 4 metros), mejorando el actual trazado y eliminando las obras de fábrica que dificulten el tránsito de los autobuses. De esta forma no sólo se mejorará la seguridad del trazado sino que se reducirá el tiempo del recorrido de la línea.

Por lo que respecta a la actuación en Recajo, ésta consistirá en la construcción de una nueva parada en las inmediaciones de la Estación de Trenes y de un apeadero en el margen izquierdo de la N-232. Para ello, se construirán dos cuñas de cambio de velocidad adosadas a la carretera (de 60 metros de longitud para la cuña de salida y de 30 metros la cuña de incorporación) que se unirán por un vial. Dos amplias isletas separarán la carretera de la Estación.

El apeadero, situado en el margen izquierdo de la calzada, tendrá una dimensión de 13 x 3 metros, se realizará en hormigón y se concibe como prolongación de la acera existente.

El Transporte Metropolitano, que estará operativo a finales de año, conectará la capital riojana con 11 municipios (más Villamediana y Alberite de forma indirecta) por medio de siete líneas, operativas los siete días de la semana. Este servicio transportará, según cálculos estimados, medio millón de pasajeros al año.

El Gobierno de La Rioja destinará 20 millones de euros (en la próxima década) para la puesta en marcha de este servicio que, junto con el Interurbano y el Rural, completa la oferta pública de transporte del Ejecutivo regional que cubre las necesidades de los habitantes de los 174 municipios de nuestra Comunidad.