15 de febrero de 2011

El Director General de Calidad Ambiental y Agua, José María Infante, ha visitado la nueva depuradora de aguas residuales y colector de Gimileo-Río Zamaca, que ha supuesto una inversión de 1.233.971,24 euros por parte del Gobierno de La Rioja y tiene capacidad para atender a una población de 3.500 habitantes equivalentes de los municipios de Rodezno, Ollauri y Gimileo.

La planta está situada aguas abajo de Gimileo, en la margen izquierda del río Zamaca, y recibe los vertidos de las tres localidades a través de un colector general de hormigón armado de 400 milímetros de diámetro y 4.500 metros de longitud con el que conecta un ramal que transporta los vertidos de Ollauri.

Las nuevas instalaciones, operativas desde el pasado año 2010, se enmarcan en el proyecto de saneamiento y depuración de aguas residuales de la zona de Rodezno, Ollauri y Gimileo, consistente en la construcción de un colector, la ejecución de la instalación de depuración, red de agua y mejora de accesos.

La estación depuradora está preparada para tratar un caudal medio diario de 875 metros cúbicos de agua residual. La planta aplica la alternativa de tratamiento de fangos activados en aireación prolongada y, una vez tratada, el agua se vierte directamente al río Zamaca.

La EDAR está automatizada, de forma que los procesos se regulan para adaptar en cada momento el funcionamiento de la planta a las necesidades reales de tratamiento e incorpora un sistema de alarmas para detectar posibles fallos de funcionamiento de los equipos. Así está regulado automáticamente el funcionamiento de las bombas, la aireación del reactor y la recirculación de fangos, entre otros mecanismos.

La planta consta de obra de llegada con tamizado tanto de los excesos de caudal aliviados en momentos de lluvias como del agua residual que se depura, pozo de bombeo con aliviadero, reactor de agua y decantador. El agua tratada se vierte directamente al río y el fango secundario se recircula en parte al reactor y el resto se incorpora a la línea de fangos para su posterior espesado y envío a depósito del que se extrae periódicamente para su utilización como abono agrícola.

La depuradora de Gimileo-Río Zamaca figura entre las actuaciones del Plan de Saneamiento y Depuración de Aguas de La Rioja 2007-2015, que contempla una inversión de 216 millones de euros para conseguir la depuración de las aguas de todos los núcleos de población riojanos de más de 25 habitantes. Actualmente en La Rioja se están depurando las aguas de municipios de 500 habitantes y todos los núcleos de mayor población cuentan con infraestructuras de depuración.