19 de febrero de 2010

El Consejero de Presidencia, Emilio del Río, ha presentado hoy la novela histórica ‘Naufragio’, junto al autor de la misma, el escritor Francisco García Novell (Barcelona 1944), quien rescata del olvido el hundimiento del vapor ‘Príncipe de Asturias’, un hecho ocurrido el 5 de marzo de 1916 con 588 pasajeros a bordo.

Se da la circunstancia de que el ‘Príncipe de Asturias’ es conocido como el ‘Titánic riojano’, ya que era propiedad de la naviera Pinillos, creada en 1835 por el riojano Miguel Martínez de Pinillos y Sáenz de Velasco, natural de Nieva de Cameros. Este emprendedor inició en Cádiz su actividad en el sector marítimo, especializándose en el tráfico de mercancías y pasaje a bordo de veleros entre las Antillas y Canarias.

El ‘Príncipe de Asturias’ fue concebido como el mayor trasatlántico abanderado de España y uno de los mayores de Europa. Sin embargo, tan sólo dos años después de su botadura y, debido a la niebla y a un fuerte temporal, se hundió frente a Isla Bella, a cincuenta millas náuticas de la costa de Brasil. El ´Titánic riojano’ colisionó con un arrecife a las 4.25 horas de la madrugada. El suceso conmocionó a la sociedad de la época, ya que de las 588 personas que componían el pasaje –entre pasajeros y tripulantes-, sólo 143 lograron sobrevivir (57 pasajeros y 86 tripulantes). Entre los fallecidos se encontraban varios riojanos.

El trabajo de documentación desarrollado por García Novell recupera la memoria de este importante suceso histórico y, lo que es más importante, de las personas que perdieron la vida en ese viaje. Una travesía que, para muchos de ellos, suponía alcanzar el sueño de emigrar en busca de un futuro mejor.

El Gobierno de La Rioja viene desarrollando una importante línea de trabajo para reconocer el papel de la emigración riojana. Fruto de esta sensibilidad es la colección ‘La Rioja en el exterior’, que aglutina una serie de trabajos que abordan el fenómeno de la emigración riojana desde distintas perspectivas.

Francisco García Novell ha desarrollado la mayor parte de su actividad profesional en los medios de comunicación, especialmente en televisión, donde destacó su labor de dirección del primer telediario infantil, en TVE, entre 1973 y 1989, un trabajo que le valió numerosos reconocimientos, como la Medalla de Oro de Unicef.