28 de julio de 2007

La Dirección General de Medio Natural del Gobierno de La Rioja ha adjudicado a la empresa Ecop S.A. la ejecución de un proyecto de mejoras piscícolas en el coto intensivo de Arnedo, en el río Cidacos, por un importe de 28.854 euros. Los trabajos mejorarán el hábitat de la trucha, al tiempo que posibilitarán la habitabilidad del tramo para otras especies presentes, como el barbo de montaña, loína, lamprehuela o foxino.

Las intervenciones está previsto que comiencen a principios de septiembre y se efectuarán en un tramo de unos 3,5 kilómetros del río Cidacos a su paso por Arnedo, desde el límite del término municipal de Herce hasta el puente de la carretera LR-123 que une esta localidad con Cervera del Río Alhama.

Las acciones de mejora del hábitat son un elemento imprescindible para el desarrollo de las poblaciones objeto de pesca y forman parte de las labores habituales de gestión piscícola de la Administración riojana. En 2003, Medio Natural llevó a cabo un proyecto de mejoras piscícolas en el río Cidacos con la construcción de azudes y la colocación de piedras para irregularizar el cauce y así mejorar el hábitat de los peces. Sin embargo, las fuertes avenidas registradas ese año destruyeron totalmente las obras.

La actuación que ahora se pone en marcha, a petición de la Asociación de Pescadores del Cidacos, pretende restaurar lo destruido en 2003, construir dos escolleras nuevas similares a las anteriores y crear refugios con aporte de piedra de escollera de pequeño tamaño, así como dos pequeñas represas de canto rodado con el fin de habilitar dos áreas de lanzado sin muerte en la zona del acotado.

Los trabajos contemplan la creación de azudes y refugios. Los azudes son diques de poca altura que represan la corriente, dejando pasar el agua por encima, y forman zonas de refugio para las épocas de estiaje, favorecen la mejora de la calidad del hábitat dando lugar a zonas de aguas tranquilas y profundas, y mejoran las zonas de freza de ciprínidos y, en general, la capacidad de acogida del ecosistema. En este sentido, el proyecto incluye la reconstrucción de los cinco azudes deteriorados y la colocación de dos nuevos con piedra del río y con un aporte de hormigón para darles mayor consistencia y mejorar su resistencia frente a posibles avenidas.