30 de octubre de 2009

El Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Íñigo Nagore, ha dado a conocer esta mañana la nueva convocatoria de los cursos de incorporación de jóvenes agricultores que el Gobierno de La Rioja organiza cada año con el objetivo de ofrecer una formación específica que garantice el relevo generacional en las explotaciones agrarias riojanas, con el apoyo financiero necesario a través de la programación de Desarrollo Rural.

Hay que tener en cuenta, además, que esta formación es exigida en muchos casos como requisito para la actividad agraria según la legislación vigente, por lo que se considera imprescindible una oferta formativa de calidad adecuada a las necesidades de los jóvenes que deseen incorporarse al sector agrario. Esta nueva campaña de cursos formativos se desarrollará en Nájera del 2 al 20 de noviembre; y en Calahorra, del 9 al 27 de noviembre; en ambos casos con 60 horas lectivas y 20 de visitas prácticas. En el curso, en conjunto, participarán aproximadamente 50 alumnos.

Los objetivos
Entre los principales objetivos se encuentran el análisis técnico-económico de la actividad agraria y su futura situación; el análisis de las alternativas de inversión; la dotación de conocimientos teórico-prácticos y los instrumentos esenciales para iniciar y gestionar la actividad agraria; así como la información sobre la legislación cooperativa y la estructura comercial del sector.

Los beneficiarios
El curso está destinado a los jóvenes que se incorporen a la agricultura o ganadería, mediante la solicitud de las pertinentes ayudas; o aquellos jóvenes que se acojan a las ayudas para la inversión en mejora de infraestructuras agrarias. También aquellos que soliciten la inscripción de su explotación en el Registro de explotaciones Prioritarias o que simplemente deseen mejorar su formación.

Contenidos
Algunos de los aspectos que se abordarán son: La empresa agraria, su organización administrativa, la gestión, asociacionismo, estudio agrario del suelo, fertilizantes en la agricultura, plaguicidas, el agua como factor de producción, la condicionalidad, la política de calidad en La Rioja, el catálogo de explotaciones prioritarias, la Política Agraria Comunitaria, la seguridad laboral y el catálogo de ayudas, entre otros.

El futuro es ‘on-line’
El Consejero, Íñigo Nagore, ha anunciado la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades en la actividad agraria regional; y dado que el índice de utilización de internet en el ámbito rural ha crecido de una forma muy importante en los últimos años, la formación se ofrecerá a partir del próximo año mediante una plataforma ‘on-line’. Para ello ya se está trabajando en la confección de los módulos que conformarán diferentes cursos, pudiendo realizar los participantes uno o varios, dependiendo del interés que les reporte la temática. Esta formación por internet será complementada por sesiones presenciales, incluidas visitas prácticas, y un riguroso control de seguimiento que no permitirá el cierre de un ciclo sin haber cubierto unos mínimos requisitos.

Una de las virtudes de este tipo de formación on-line reside en una mayor profundización en los temas y, evidentemente, una mayor comodidad en el seguimiento de los contenidos sin tener que ajustarse a un horario determinado. Las tutorías ‘on-line’ y la apertura de debates en foros y comunidades de alumnos contribuirán a enriquecer una oferta formativa de calidad que, a buen seguro, propiciará el incremento de participantes, de contenidos y de la profesionalización a través de un modelo de estudio mucho más ajustado a las particularidades de cada perfil.

Otra ventaja reside en la posibilidad de ofertar cursos a lo largo de periodos más extensos que los que ahora se convocan presencialmente; además de una especial flexibilidad que contribuirá a la actualización continua de contenidos y a la inclusión o eliminación de módulos conforme a novedades legislativas, interés de mercado, etc.

En los próximos meses se presentará esta plataforma ‘on-line’ que, según el Consejero, Íñigo Nagore, "resultará de gran utilidad", ya que "estamos convencidos de que la agricultura debe desarrollarse, al igual que otros sectores, de la mano de las nuevas tecnologías". En el fondo se trata de llegar a más personas a través de este medio, cada vez más extendido, evitando que el difícil acceso a cualquier información técnica o legislativa penalice el desarrollo de actividades cuya divulgación es escasa, como sucede con el sector primario.