18 de agosto de 2008

La Junta Arbitral del Transporte de La Rioja ha resuelto 143 demandas de transporte en el año 2007 y hasta mitad de 2008. Las Juntas Arbitrales del Transporte comenzaron a funcionar en 1992 y la correspondiente a La Rioja se gestiona desde la Dirección General de Transportes.

En el año 2007, las reclamaciones interpuestas en transporte de mercancías fueron 43: 37 por impago de portes, 4 por daños o pérdidas y 2 por otras causas. En transporte de viajeros, se gestionaron un total de 24 reclamaciones: 10 por retrasos, 4 por pérdida de equipajes y 10 por otras causas.

En 2008, se han presentado 76 demandas: 65 en transporte de mercancías y 11 en transporte de viajeros.

Qué son las Junta Arbitrales de Transporte

La Junta Arbitral del Transporte trata de resolver los conflictos que surgen con los consumidores en materia de transportes y sirve como instrumento para agilizar quejas y controversias y solucionar los problemas por vías extra-judiciales.

Las Juntas Arbitrales del Transporte están compuestas por el presidente y por un mínimo de dos y un máximo de cuatro vocales, designados todos ellos por las comunidades autónomas o por la Dirección General de Transporte por Carretera. Deberán formar parte también representantes de los cargadores o usuarios y de las empresas del sector del transporte.

Objetivos de las Juntas Arbitrales

Los objetivos de la Junta Arbitral del Transporte son:

* Resolver las controversias de carácter mercantil surgidas en relación con el cumplimiento de los contratos del transporte terrestre y de las actividades auxiliares y complementarias del transporte por carretera entre las partes intervinientes o que ostenten un interés legítimo en los mismos.

* Informar y dictaminar, a petición de la Administración o de las personas que justifiquen un interés legítimo, sobre las condiciones de cumplimiento de los contratos de transporte terrestre y de actividades auxiliares y complementarias del transporte por carretera, las cláusulas generales y particulares de su ejecución, las incidencias derivadas de dicha ejecución, las tarifas aplicables y los usos de comercio de observancia general.

* Actuar como depositarias y realizar, en su caso, la enajenación de las mercancías no retiradas que corrieran riesgo de perderse o cuyos portes no hayan sigo pagados a fin de garantizar la percepción de los mismos por el transportista.

* Realizar, a instancia de cualquiera de los interesados y si existieran dudas o discusiones entre éstos sobre el estado de los efectos transportados previamente, el eventual planteamiento o controversias las funciones de peritación sobre el estado de dichos efectos.

* El resto de competencias que, para facilitar el cumplimiento del contrato y de transportes y para proteger los intereses de los transportistas y de los usuarios o cargadores, le sean expresamente atribuidas por el ministro del ramo.