16 de diciembre de 2011

José Ignacio Nieto ha entegado los diplomas a los participantes en un taller de apoyo emocional a cuidadores de personas dependientes celebrado en Calahorra

El consejero de Salud, José Ignacio Nieto, ha reconocido hoy la "difícil tarea que supone cuidar a un familiar dependiente debido a la sobrecarga emocional y los cambios que se producen en la vida familiar, personal y laboral de los cuidadores". Nieto ha realizado estas declaraciones en el acto de entrega de diplomas a 17 personas que han participado en un taller de apoyo emocional a cuidadores de personas dependientes celebrado en Calahorra.

El objetivo del taller, organizado por el Centro de Coordinación de Servicios Sociales Comunitarios de La Rioja Baja dependiente de la Consejería de Salud y Servicios Sociales, es ayudar a los cuidadores no profesionales de personas dependientes, ofreciéndoles técnicas y estrategias para que se sientan menos angustiados y valoren su tiempo, esfuerzo y dedicación.

El Centro de Coordinación de Servicios Sociales Comunitarios de la Rioja Baja imparte este tipo de talleres desde el año 2007 en los municipios de Calahorra, Arnedo, Alfaro, Rincón de Soto, Aldeanueva, Pradejón, Cervera, Aguilar, Igea y Cornago.

En concreto, en Calahorra se han impartido este año dos talleres, en los que han participado 20 personas -17 mujeres y 3 hombres- y que han tenido una duración de 10 sesiones de una hora y media de duración cada una. Los contenidos, horarios y lugares de reunión se han adaptado a las necesidades y características de los participantes.

Entre los temas que se han abordado en estos talleres figuran: hábitos alimenticios, higiénicos y posturales, haciendo especial hincapié en el cuidado de la salud el cuidador; la planificación del cuidado, cómo pedir ayuda, cómo recibir críticas, reconocer los sentimientos, cómo afrontar la tristeza, manejar conflictos familiares, controlar sentimientos negativos, la relajación y evitar el aislamiento.

Las personas que han participado en los talleres, aunque de muy distinto perfil, cuidan fundamentalmente a personas con discapacidad intelectual, síndrome de down, alzheimer y demencia senil.