23 de octubre de 2015

El presidente de la Comunidad de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, preside la reunión semanal del Consejo de Gobierno.

El presidente de la Comunidad de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha realizado hoy en San Millán de la Cogolla unbalance de sus primeros cien días al frente del Ejecutivo regional, que ha considerado "positivos en términos de Comunidad", con avances en los ámbitos institucional, económico y social.

"Los cien primeros días han servido para marcar el carácter y el estilo de Gobierno", con el diálogo como "instrumento fundamental", ha asegurado Ceniceros, quien ha hecho hincapié en que el resultado de este periodo "representa el primer paso de un proyecto de Legislatura más amplio y cercano, capaz de construir una comunidad más participativa, más democrática y mejor".

En este sentido, ha subrayado que su objetivo ha sido en este periodo, y seguirá siendo en el futuro, "sumar, aunar esfuerzos y unificar criterios a la hora de desarrollar programas de toda índole para multiplicar los resultados".

Como ejemplos de este esfuerzo, ha señalado: "hemos situado el Parlamento como centro de la vida política regional", y se ha referido a la toma de posesión y a la apertura del curso político, celebrados por primera vez en la Cámara regional; a las comparecencias de los consejeros; a la unanimidad alcanzada en Pleno para el desarrollo de diversas cuestiones y a la constitución del Grupo de Trabajo para abordar la reforma del Estatuto de Autonomía, "un acuerdo que no dejaré de alentar para fortalecer nuestra autonomía y cualificar nuestra democracia".

En el ámbito económico, el presidente del Ejecutivo riojano ha destacado que "La Rioja sigue avanzando en su proceso de recuperación, con menos paro y más crecimiento", tal y como avalan indicadores económicos como los últimos datos de exportaciones, que con 1.138,7 millones de euros hasta agosto marcan un nuevo récord para las empresas riojanas; o el hecho de que la región haya recortado desde junio en más de 2.300 personas la cifra de desempleados y se sitúe ya como la segunda comunidad con menos paro de España, a más de 7,5 puntos de la media nacional.

"Los indicadores y la previsión de crecimiento para lo que queda de 2015 y para el 2016 siguen apuntando muy buenas expectativas", ha valorado el presidente riojano para insistir en que los esfuerzos del Gobierno de La Rioja se encaminarán a apuntalar estos resultados y consolidar las tendencias positivas. Ejemplo de ello son la Mesa regional para Internacionalización y la Mesa General del Diálogo Social que se han constituido en estos cien días y con las que se logra "sumar voluntades a los grandes retos de Comunidad".

También los Presupuestos de la Comunidad para 2016 que el Ejecutivo riojano ultima en este momento y que, según ha subrayado José Ignacio Ceniceros, serán "los presupuestos para la consolidación de la recuperación, impulso al crecimiento y refuerzo de los servicios esenciales, una prioridad del Gobierno".

Todo ello, desde al compromiso de su Ejecutivo con la estabilidad presupuestaria y la seguridad en las cuentas públicas como "el único camino para que las administraciones puedan garantizar el Estado del Bienestar y contribuir a la creación de empleo". Así, ha recordado que La Rioja roza la situación de equilibrio en sus cuentas, con un déficit el pasado julio de apenas 0,01%, y es la cuarta comunidad con menos deuda. Un compromiso fruto del cual La Rioja recibirá del Gobierno central una inyección de 9,8 millones de euros que el Ejecutivo riojano invertirá en Educación, Salud y Agricultura.

También ha recordado la aprobación el pasado mes de agosto del Plan Presupuestario a Medio Plazo del Gobierno de La Rioja para el periodo 2016-2018, que recoge los términos en los que deben elaborarse los Presupuestos Generales de la Comunidad para los tres próximos ejercicios desde la estabilidad, la transparencia y la seguridad.

Asimismo, ha indicado que en este periodo se han atendido "con prontitud nuevas demandas humanitarias y sociales", con medidas como la constitución de la Mesa de Coordinación regional para la Acogida de Refugiados Sirios, la firma del convenio con Cáritas y Cruz Roja para ordenar la atención sanitaria a inmigrantes en situación irregular; o el estudio para construir en el barrio logroñés de Los Lirios un colegio y una dotación sanitaria.

Además, se ha constituido el Consejo de Capitalidad y el mismo presidente se ha reunido con los alcaldes de la comunidad autónoma, con el objetivo de recoger sus demandas.

En el ámbito de la Educación, el presidente del Ejecutivo riojano ha destacado la apertura de dos nuevos colegios, CEIP La Estación de Arnedo y el colegio de Alcanadre, el desbloqueo del proyecto de reforma integral del IES Sagasta o la firma el próximo lunes de un convenio de colaboración con Red.es que hará de La Rioja la primera comunidad en extender la banda ancha ultrarrápida en todos sus centros escolares.

Empleados públicos

En materia de Empleo Público, José Ignacio Ceniceros ha resaltado que en estos cien días se han dado pasos para cumplir con el compromiso que ya expresó en su Discurso de Investidura, cuando dijo que "el funcionariado es uno de los colectivos al que más se le ha exigido durante la crisis, por lo que ahora podemos agradecer sus sacrificios abriendo un nuevo proceso de negociación para recuperar de forma progresiva las distintas mejoras que han sido suspendidas o reducidas".

Fruto de este compromiso son medidas como el reintegro parcial de la paga extraordinaria de diciembre de 2012, que el Ejecutivo regional acordó con los sindicatos en la Mesa General de Negociación Colectiva y que ya ha aprobado en Consejo de Gobierno. "Los 11.000 empleados de la Administración riojana recibirán este mes el 26,23% de la paga extra suprimida en 2012, y el resto, el 50%, en el primer semestre de 2016", ha dicho, señalando que a ello se destinarán de forma inicial 5,2 millones de euros y otros diez millones más en 2016.

Por último, ha valorado el acuerdo alcanzado por unanimidad con todos los sindicatos para ofrecer un plan de acción social dirigido a todos los empleados públicos para 2016 o el inicio de las negociaciones para la recuperación progresiva de los derechos suspendidos durante la crisis económica, especialmente para los empleados públicos de Salud y Educación.