28 de marzo de 2011

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha inaugurado hoy la variante de Castañares de Rioja, la última gran infraestructura viaria desarrollada por la Consejería de Vivienda y Obras Públicas en esta legislatura y que ha conllevado una inversión de diez millones de euros.

Este acto, que ha contado con la presencia del Consejero de Obras Públicas, Antonino Burgos, y con la del Alcalde de la localidad, Juan Manuel Martínez, es el colofón a catorce meses de trabajo en una infraestructura que ayer pudo ser disfrutada por vecinos de Castañares y de los municipios vecinos y que, además de incrementar la seguridad vial de Castañares, significa el primer paso de la futura Autovía que vertebrará todo el corredor del Oja en la LR-111.

Pedro Sanz ha aprovechado este acto para subrayar el impulso modernizador que el Gobierno de La Rioja ha dado a las infraestructuras viarias riojanas, dado que la variante de Castañares culmina "cuatro años de intensa renovación" de los principales ejes de comunicación de nuestra región.

Así, en este período se ha completado la construcción de las variantes de La Estrella, Entrena y Castañares y se ha impulsado la modernización de los principales corredores que cohesionan la geografía riojana: LR-113, LR-115 o LR-123, por ejemplo. Igualmente, con la puesta en marcha de las variantes de Castañares y La Estrella se abordan los primeros pasos para la construcción de las Autovías Haro-Ezcaray (LR-111) y Logroño-Villamediana (LR-250), desdoblamientos que se abordarán una vez concluida la Autovía Calahorra-Arnedo.

La importancia de esta obra, además de por su volumen económico (9.932.754 euros, en concreto), radica tanto en el notable incremento de la seguridad vial que percibirán los castañeteros, que verán reducido al mínimo el intenso tráfico que hasta la fecha atravesaba el casco urbano de su municipio, como en la mejora de la movilidad y de la permeabilidad de uno de los ejes básicos de la carreteras de La Rioja.

Esta variante de 7 kilómetros agilizará los desplazamientos entre Haro, Santo Domingo y Ezcaray, tres de los principales núcleos poblacionales de La Rioja Alta, que asume un considerable volumen de tráfico dada su condición de centro vitícola, agrícola y turístico. Además, los tres enlaces construidos (accesos Norte, Centro y Sur a Castañares) permitirán mejorar las conexiones con Villalobar de Rioja y Hervías (LR-308 y LR-309), con el camino a Cidamón y con Casalarreina LR-503 y N-126).

La variante, al detalle
La variante, que se desarrolla al Este del núcleo urbano de Castañares, tiene once metros de anchura de plataforma (cuenta con dos carriles de 3,5 metros, con arcenes a derecha e izquierda de un metro, y bermas de 50 centímetros). Mientras que los enlaces Norte y Sur comunican la nueva infraestructura con la actual LR-111, el enlace Centro permite ganar un nuevo acceso para Castañares y mejorar el camino a Cidamón. Los tres enlaces proyectados cuentan con dos glorietas de 27 metros de diámetro, unidas entre sí a modo de ‘pesas’.

Esta infraestructura, que ha conllevado el movimiento de medio millón de metros cúbicos de tierra, se completa con la reposición de los caminos agrícolas, acequias, drenaje, señalización (vertical y horizontal), elementos de seguridad y balizamiento.