4 de noviembre de 2010

El Consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Nieto, ha presidido hoy la reunión del Consejo de Dirección del II Plan de Salud de La Rioja, encuentro que ha permitido analizar y evaluar la ejecución del II Plan de Salud de La Rioja en su primer año de vigencia. Asimismo, en la reunión se ha dado cuenta de las actuaciones desarrolladas, que suman en total 94 acciones, y de las propuestas para el próximo año.

Salud aprobó, en febrero de 2009, el II Plan de Salud de La Rioja, con el objetivo de dotar a la Comunidad Autónoma de un nuevo instrumento estratégico y un marco de referencia en la actuación del Sistema Público de Salud de La Rioja.

El nuevo Plan de Salud tiene una vigencia de cinco años y sitúa la salud de los ciudadanos como centro de todas las actuaciones del Sistema Sanitario. En su redacción se buscó, principalmente, mejorar la calidad de vida de todos los riojanos. Entre sus objetivos figuran, también, mejorar el nivel de salud de la población, disminuir la morbilidad y mortalidad prematura evitable, reducir las desigualdades en salud, y luchar contra la discapacidad.

Principales áreas de intervención
Uno de los principales objetivos del Plan es reducir la mortalidad de los riojanos motivada por los principales problemas de salud. En el documento, se identifican factores comunes presentes en la mayor parte de los problemas de salud y que actúan como factores de riesgo, como son el tabaquismo, falta de actividad física, obesidad, alimentación, alcohol y otras drogas, etc.

Dentro del área de hábitos y estilos de vida saludables, Salud ha desarrollado un importante avance en la sensibilización, formación y educación en materia de prevención de drogas, alcohol, tabaco, actividad física y nutrición, no sólo en el ámbito educativo, sino también en el ámbito comunitario, en el ámbito de la familia y en el asistencial.

En este sentido, destaca la aprobación, en abril de 2009, del Primer Plan Riojano de Tabaquismo 2009-2013, que la Consejería ha puesto en marcha para reducir la prevalencia del consumo de tabaco en la población de La Rioja y proteger la salud de la población riojana del aire contaminado por humo de tabaco.

Se trata del primer documento estratégico sobre tabaquismo de La Rioja. Nunca antes se había elaborado un plan de acción sobre este problema de salud pública tan importante. Salud ha situado la lucha contra el tabaquismo como una de sus prioridades, puesto que el consumo de tabaco es la causa de morbilidad y mortalidad evitable más importante.

Por otro lado, la Consejería de Salud elaboró también el Plan de Promoción de Hábitos de Vida Saludables, que se aprobó también en abril de 2009, con el objetivo de mejorar la salud y la calidad de vida de la población riojana.

El Plan de Hábitos Saludables se centra en dos factores determinantes: alimentación, con objeto de frenar el incremento de la obesidad infantil y otras enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, y actividad física. En este ámbito destaca la organización de los paseos saludables, la edición del libro "Comida para los más peques" para concienciar a los padres de la importancia que tiene educar a sus hijos en el ámbito de la alimentación sana y equilibrada, la publicación del libro de fomento de la lactancia materna, entre otros. Salud ha trabajado además en el ámbito de los comedores escolares, elaborando dietas complementarias para la familia.

Estrategia específica frente al cáncer
El II Plan de Salud contemplaba también una estrategia específica dedicada al cáncer, entre cuyos objetivos se persigue disminuir la incidencia de los cánceres evitables y, además, ofrecer una mejor calidad de vida a los pacientes con cáncer.

La Consejería ha comenzado las acciones previstas en el documento, que contempla 2013 como el año en el que la Comunidad Autónoma de La Rioja ofertará el programa de cribado organizado para las personas con alto riesgo de padecer cáncer colorrectal y en ese mismo período, el compromiso de que el cribado poblacional deberá haber cubierto al menos del 50% de la población diana.

Para eso, el pasado mes de mayo Salud inició el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Colon. Este programa preventivo, que se dirige a la población de entre 50 y 54 años, para seguir posteriormente abarcando otros tramos de edad hasta llegar a los 74 años, se está ampliando progresivamente por los centros de salud de la Comunidad Autónoma.

Activación del Código Ictus
Enmarcada también dentro de las actuaciones del II Plan de Salud, se encuentra la activación del "Código Ictus", que Salud puso en marcha el pasado mes de marzo. Se trata de una secuencia de actuaciones coordinadas con objeto de mejorar el diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico de los pacientes que sufran un accidente cerebrovascular agudo.

Por otro lado, la Consejería puso en marcha el Plan ‘La Rioja cardioprotegida’, con el objetivo de garantizar una asistencia inmediata a los riojanos que sufran episodios de parada cardiaca (o fibrilación cardiaca o muerte súbita cardiaca). Para ello, el Gobierno riojano aprobó el Decreto mediante el cual se regulaba el uso de desfibriladores semiautomáticos externos por personal no médico en la Comunidad Autónoma de La Rioja y se ha fomentado su instalación en diferentes lugares públicos.

Salud sexual y reproductiva
En el ámbito de la salud sexual y reproductiva, Salud ha realizado diferentes actuaciones como el programa de prevención de embarazos no deseados y SIDA, y el acceso a programas de planificación familiar de población con dificultades especiales.

Dentro de las enfermedades transmisibles, Salud ha potenciado aquellas acciones realizadas con objeto de incrementar las coberturas de vacunación infantil y del adulto, lo que ha hecho que la Comunidad Autónoma disponga ahora de la mayor cobertura vacunal, tanto en vacunación infantil como en la vacunación del adulto.

Dentro del apartado de Salud Laboral la Consejería ha continuado con el seguimiento del Programa Integral de Vigilancia de la Salud de los trabajadores expuestos a amianto en nuestra Comunidad. En el apartado de Seguridad Alimentaria, destaca la formación del personal de inspección para el control de la cadena alimentaria y la gestión de posibles brotes epidémicos originados por el consumo de alimentos defectuosos. Además, se han protocolarizado todas las actuaciones que se realizan dentro del programa de control oficial, para conseguir la máxima garantía de seguridad para los ciudadanos. En el ámbito de la Salud y el Medio Ambiente, se ha fortalecido la inspección, seguridad e información sanitaria, tanto en la relación ‘agua y salud’, como en productos químicos y salud. También se han intensificado las actividades de información a los ciudadanos, a fin de afrontar los posibles efectos de la ola de calor en su salud.