21 de marzo de 2011

El Consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, ha presentado esta mañana la ‘Guía del Comercio Excelente de La Rioja 2011’, una publicación que recoge la relación de los 201 comercios o artesanos riojanos que han conseguido el sello de calidad ‘Comercio Excelente de La Rioja’ por sus buenas prácticas en el ámbito de la gestión, formación, servicio o nuevas tecnologías, entre otras. Esta marca se basa en las normas de calidad reconocidas oficialmente.

De éstos, 163 son comercios de 10 localidades distintas (Aldeanueva de Ebro, Arnedo, Calahorra, Fuenmayor, Haro, Logroño, Nájera, Pradejón, Santo Domingo de la Calzada y El Villar de Arnedo) y de 20 actividades (alimentación, calzados, complementos, textil, construcción, cosmética, decoración, mobiliario, regalos, deportes, farmacia, floristerías, fotografía, informática y reprografía, joyería, juguetería, librerías, óptica, telecomunicaciones y vehículos).

El resto de los distinguidos, 38, son comercios artesanos que pertenecen a otras 23 localidades diferentes (Alberite, Arnedillo, Arnedo, Carretón, Calahorra, El Rasillo, Entrena, Fuenmayor, Gimileo, Haro, Lardero, Logroño, Nájera, Navarrete, Ortigosa de Cameros, Quel, San Vicente de la Sonsierra, Santa Eulalia Bajera, Santo Domingo le la Calzada, Tormentos, Torrecilla en Cameros, Tricio y Villoslada de Cameros) relacionados con las siguientes actividades: calzado, complementos, textil, construcción, decoración, joyería, librerías, mobiliario y alimentación.

La Consejería de Industria, Innovación y Empleo editará un total de 3.000 ejemplares de la guía que se repartirán en establecimientos relacionados con el sector turístico (hoteles, balnearios, Oficinas de Turismo, casas rurales) y en los comercios riojanos reconocidos con el sello de calidad ‘Comercio Excelente de La Rioja’.

Sello de calidad ‘Comercio Excelente de La Rioja’
El sello de calidad ‘Comercio Excelente de La Rioja’, creado por la Consejería de Industria, Innovación y Empleo en 2009 como resultado del trabajo conjunto de parte de los miembros del Consejo Riojano de Comercio (Representantes del sector; Cámara de Comercio, FER, ADER, Asociaciones de comerciantes, Asociación de consumidores y Dirección General de Trabajo, Industria y Comercio), distingue la calidad del comercio riojano con el objetivo de potenciar un comercio de calidad, reconocido por el propio sector, los consumidores y los visitantes de La Rioja.

Este distintivo de la calidad del comercio riojano se enmarca dentro del Plan para la Competitividad del Comercio Riojano que tiene en marcha el Gobierno de La Rioja para fomentar la calidad, la gestión profesional, uso de las TIC, la formación y el empleo, como elementos diferenciadores para mejorar la competitividad del sector. Para ello, en 2011 el Plan contará con un presupuesto de 5,4 millones de euros.

Entre las ventajas que ofrece esta marca de calidad están: credibilidad, seguridad y confianza ante los clientes consiguiendo la fidelización de los mismos, y en consecuencia una indudable diferenciación positiva respecto a otros comercios. De cara al propio comercio, los beneficios son entre otros, la mejora de la eficiencia en la gestión del comercio a través de utilización del distintivo en sus aplicaciones de publicidad, prioridad en los programas y proyectos del Gobierno de La Rioja y sus acciones de marketing.

Los requisitos que tienen que cumplir los comerciantes que quieren acceder a este sello de calidad son:
- Que se trate de sociedades mercantiles o similares, empresarios individuales o comunidades de bienes.
- Que tengan menos de 250 trabajadores.
- Que ejerzan su actividad comercial en La Rioja.
- Que demuestren encontrarse adheridos al Sistema de Arbitraje de Reclamaciones de Consumo.
- Que estén certificados por normas de calidad reconocidas oficialmente (ISO 9001, UNE-175001, EFQM, sistemas de ADER Excelencia Empresarial…).
- Estar inscrito dentro del Registro Oficial de Comercio Excelente de La Rioja.

El modelo de excelencia del comercio de La Rioja se centra en la calidad de servicio, aspectos de la actividad de venta y servicios adicionales apreciados como un valor añadido de la organización, sin establecer requisitos para los productos comercializados ni para las actividades profesionales que requieran colegiación.

Comprende la evaluación de varios aspectos como el servicio, elementos tangibles, personal y mejora continua, siguiendo para su mayor facilidad de comprensión la misma estructura aportada en la norma UNE 175001.