14 de octubre de 2011

Capellán y Figuerola hacen balance de la segunda temporada de Barranco Perdido

El consejero de Educación, Cultura y Turismo, Gonzalo Capellán, acompañado de la directora general de Turismo, Mónica Figuerola, ha indicado hoy que 23.289 personas han visitado el parque de paleoaventura El Barranco Perdido de EncisoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, desde la apertura de sus instalaciones el pasado 16 de abril, hasta el cierre de su segunda temporada el 12 de octubre, convirtiendo a este recinto en un relevante recurso turístico para La Rioja.

Gonzalo Capellán ha afirmado que "el incremento de las actividades de la nueva temporada ha supuesto un aumento en el número de visitantes de casi un 60%, respecto al año anterior, en parte motivado por el esfuerzo en la inversión que se llevo a cabo para hacer los circuitos más atractivos, como la ampliación de la zona de aventura." En este sentido, ha añadido que "el Gobierno tiene previsto continuar con el desarrollo del parque, con la intención de que se convierta en un punto de dinamización del turismo de la zona, que ponga en valor el patrimonio paleontológico de La Rioja".

Así, el consejero de Educación, Cultura y Turismo ha destacado que la mayoría de los visitantes proceden de La Rioja, un 33,37%; seguidos por País Vasco, 25,25%, y Navarra, 11,25%. Datos, que según Gonzalo Capellán dejan patente el interés de los riojanos por este producto turístico, que además se está consolidando también en las comunidades vecinas.

De acuerdo con los datos proporcionados por los visitantes, domina el público familiar, que supone el 67,73%, seguido por los grupos con el 20,22% y las parejas con el 12,05%; mientras que por edades el más numeroso es el de niños de 1 a 15 años, con el 42,25%, seguido por adultos de entre 30 y 50 años, con el 40,96% y los mayores de 65 años, que representan casi un 8% del total. Respecto a la procedencia de los visitantes, el 98,66% de las personas que han accedido a las instalaciones son españoles, aunque también han acudido visitantes de Francia, América del Sur, Inglaterra, Rusia y Alemania.

Durante los meses de mayo y junio visitaron y participaron en el parque un total de 31 colegios, procedentes de La Rioja (74%), Navarra (13%), Soria (7%), Madrid (3%) y Aragón (3%), que sumaron un total de 1.445 alumnos, además de sus respectivos profesores.

Las encuestas realizadas al público, tanto a la entrada como a la salida del recinto, ponen de manifiesto un alto nivel de satisfacción entre los usuarios de las instalaciones. El 82,83% se ha mostrado muy satisfecho con la oferta de entretenimiento, el 90,49% ha destacado el buen trato y la información recibida, y el 78,38 % ha puntuado entre buena y muy buena la relación calidad-precio. Respecto a las actividades, los talleres infantiles son considerados como muy buenos por el 66,67% y como buenos por el 26,65% de los encuestados. Además, un 83,67% de los usuarios del circuito de multiaventura lo considera bueno y muy bueno. En lo relativo al circuito de paleoaventura, se valora positivamente su grado de innovación, y consigue que el 80% de los usuarios de la actividad la consideren como muy buena.

Recurso turístico y de desarrollo económico

Situado en una ladera junto al casco urbano de Enciso, frente al puente sobre el río Cidacos, El Barranco Perdido es un espacio temático de aventura y diversión al aire libre de 14.000 metros cuadrados.

Entre el 16 de abril y el 18 de junio El Barranco Perdido abrió sus puertas los fines de semana, puentes y festivos. A partir de entonces, el parque permaneció abierto todos los días excepto los lunes no festivos. Del 16 de julio al 11 de septiembre ha permanecido abierto todos los días, mientras que entre el 16 de septiembre y el 12 de octubre ha permanecido abierto durante los fines de semana y puentes festivos.

La segunda fase de El Barranco Perdido abrió sus puertas el pasado 16 de abril, coincidiendo con la temporada de baño en las piscinas durante los meses de verano, hasta el 11 de septiembre. Al finalizar la temporada de piscinas y hasta el cierre de sus dependencias, se han desarrollado actividades de ocio para completar la oferta existente. De manera que se han ampliado los recorridos guiados en vehículo 4X4, que permiten conocer el parque; se han organizado más visitas al museo paleontológico y a los yacimientos de icnitas; ha tenido lugar una exhibición de bike trial en el parque; la mascota ha animado a los visitantes durante los fines de semana de octubre; y, coincidiendo con la fiesta local del ‘Día de la vaca’, tuvo lugar la jornada de puertas abiertas con exposición filatélica. De igual forma se intensificaron las actividades de talleres infantiles y las actividades de aventura dirigidas a todos los públicos.

Instalaciones y actividadesEn el parque se ofrece una amplia gama de actividades, compuesta por itinerarios, juegos de destreza y habilidad, pruebas físicas, atracciones variadas y animación. Además, entre las instalaciones destaca una singular zona de piscinas y una zona de restauración.

El parque está diseñado como un yacimiento paleontológico que permite a los visitantes convertirse en paleontólogos, buscar fósiles y restos óseos en una excavación abierta, identificar y clasificar hallazgos o ayudar a reconstruir esqueletos.

Las nuevas dependencias de El Barranco Perdido, en su segunda fase, han contado con la Estación Paleontológica, ubicada en la zona más baja del parque y que incluye nuevas instalaciones: una nueva zona de multiaventura, La Colina Encantada, La Colina de los Fósiles y El Laboratorio del Tiempo.

La Colina de los Fósiles es un área ubicada en la montaña en la que se reproducen tres grandes yacimientos de icnitas al aire libre. Allí, los visitantes, dotados con herramientas, exploran los yacimientos para localizar huellas y fotografiar los hallazgos con escáneres para poder trabajar con ellos en el Laboratorio del Tiempo.

El Laboratorio del Tiempo cuenta en el primer nivel con una sala polivalente, en la que se equipa a los grupos participantes y se proyecta un audiovisual sobre el manejo de las herramientas necesarias para trabajar en los yacimientos. Esta planta es también el lugar de talleres de paleontología para los niños y está dotada con juegos e interactivos digitales sobre la Reserva de la Biosfera en la que se ubica el parque.

El segundo nivel es un espacio que se ha concebido como zona de acercamiento a los dinosaurios, ya que cuenta con herramientas utilizadas por los científicos y con un almacén de paleontología. Se trata de un lugar de trabajo para los participantes del circuito de paleontología, que dispone de un servidor central conectado a mesas interactivas, que permiten mediante pantallas táctiles en las que se proyectan juegos de ingenio, analizar la información captada con escáneres en los yacimientos.

En la nueva zona de multiaventura, destinada a actividades deportivas, se puede disfrutar de un espacio de entrenamiento; retos de equilibrio, como puentes tibetanos, himalayos o tirolina; así como de un circuito de aventura para los más pequeños con pasarelas, redes y obstáculos de paso.

En la zona más alta del recinto se ubica La Colina Encantada, que concentra los recorridos de aventuras; las pruebas de orientación, con reconocimiento de estratos geológicos, flora y fauna; y las pruebas de habilidad como tiro con arco y rutas de senderismo.

Además, El Barranco Perdido dispone, desde esta segunda temporada, de un restaurante de auto-servicio, con capacidad para 300 personas.

Instalaciones existentes

La nueva oferta de El Barranco Perdido se une a las dependencias ya existentes en el recinto, como la recepción y la tienda con productos de El Barranco Perdido, ubicados en la planta baja del edificio de acceso. La planta superior de este mismo edificio, cuenta con una exposición sobre las instalaciones del parque y con una sala de proyección, en la que se puede ver un audiovisual en tres dimensiones sobre el entorno de Enciso, la naturaleza de los saurios y la formación de icnitas, hace 120 millones de años.

La Plaza de los Saurios-Anfiteatro es el principal espacio abierto del parque, que acoge actividades de teatro, cuenta cuentos sobre dinosaurios, lecturas dramatizadas o teatralizadas, títeres, mitos y leyendas.

Por último, La Playa Cretácica y La Colina de los Saurios albergan el área de instalaciones acuáticas y recreativas. En ellas se ubican las piscinas de paleontología submarina; el rocódromo, una pista tematizada de escalada con distintos niveles; El Rompecabezas del Paleontólogo, un juego de reconstrucción de un esqueleto; El Eco de los Saurios, un área de instrumentos musicales; Pozas y Cascadas, una pista de agua que simula un río y en la que los niños buscan fósiles entre los guijarros; y los Géiseres, surtidores de agua con los que los niños pueden refrescarse.