19 de enero de 2011

El Gobierno de La Rioja, a través de la Red de Empleo, tiene previsto atender a unos 17.000 demandantes de empleo en el año 2011, a los que se ofrecerá una atención específica para que mejoren sus aptitudes personales y profesionales y obtengan nuevas pautas para mejorar su "empleabilidad", es decir, sus opciones de encontrar un empleo, mermadas por la actual situación de crisis económica.

Las acciones de la Red de Empleo se dirigen principalmente a dos públicos, por una parte, a los trabajadores, especialmente a los desempleados, con el objetivo de facilitarles el camino de acceso al empleo o el mantenimiento y mejora del mismo, y por otra, a las empresas, a las que se visita para detectar sus necesidades reales de recursos humanos o formación y obtener de primera mano información sobre la situación del mercado de trabajo. Además, se orienta a todos aquellos que quieran o se detecte su capacidad para montar un negocio o tengan una idea empresarial para que ésta culmine con éxito, dentro del marco de EmprendeRioja.

Entre los objetivos de esta Red destaca poder reubicar a los desempleados generados por la crisis económica, preparar y valorizar sus aptitudes personales y profesionales para otros puestos de trabajo, y más a largo plazo, reorientar el modelo productivo riojano hacia sectores industriales más tecnológicos y sostenibles.

La Red de Empleo de La Rioja la componen técnicos del Servicio Riojano de Empleo, los técnicos de Información y Orientación Laboral de las entidades colaboradoras con el SRE, los orientadores laborales de los centros educativos y los agentes de promoción de empleo local. Para este año 2011 está previsto poder incrementar este servicio con 17 nuevos profesionales, tanto a través de las entidades colaboradoras como con la incorporación de técnicos al Servicio Riojano de Empleo. Tendrán dos líneas de trabajo prioritarias: la realización de itinerarios personalizados y la orientación a las empresas para conocer de primera mano sus necesidades.

Acciones de orientación a los trabajadores desempleados
El objetivo fundamental de la orientación laboral es prestar atención personalizada al desempleado para conocer su currículum vitae, sus aptitudes profesionales, sus necesidades y sus expectativas de empleo y poder orientarle respecto a oportunidades formativas y de inserción laboral que mejoren sus opciones de encontrar un empleo.

Entre las actuaciones que componen la orientación laboral que se desempeña desde esta Red destacan la realización de un itinerario personalizado: a partir de una entrevista individual se determinan las políticas activas que necesita el demandante y los pasos que debería dar para tener más posibilidades de encontrar un empleo. Cada itinerario es diferente, varía en función de la situación y expectativas del desempleado. Así, puede incluir acciones como: información y asesoramiento sobre vías de acceso al empleo, técnicas de búsqueda de empleo, páginas web de empleo; formación; acceso a programas públicos de empleo; acceso a las ofertas de empleo de las empresas o ayudas al empleo y autoempleo.

La orientación laboral también incluye sesiones grupales -grupos en los que se asesora y se prepara a los desempleados en las diversas técnicas utilizadas en la búsqueda de empleo y en procesos de selección-, jornadas de formación en "habilidades blandas", en los que se potencian los aspectos personales previos a la incorporación al mercado de trabajo, para afrontar con mayores garantías de éxito un proceso selectivo. Esta formación complementará la cualificación y el perfil profesional del trabajador.

Asimismo, destacan los Puntos de información y orientación (PIO) en donde los demandantes de empleo pueden elaborar personalmente su propio itinerario laboral mediante una asistencia guiada por un orientador.

Además, hay dos tipos de actuaciones específicas para aquellos trabajadores que quieren emprender un negocio, enmarcadas en el Plan EmprendeRioja: el asesoramiento individualizado en materia empresarial para acompañar al demandante que desee crear una empresa en todo lo necesario para su constitución y puesta en marcha; y las sesiones grupales de información y motivación para el autoempleo: es al que se ofrece la información necesaria para llevar a cabo un proyecto de empresa.

Así, de los 17.000 demandantes que se prevé atender, el Servicio Riojano de Empleo estima derivar a 5.400 desempleados a acciones formativas, a unos 500 a los programas Primer empleo y mujer empleo, y a 3.500 a itinerarios específicos para personas con especiales dificultades como parados de larga duración, inmigrantes, jóvenes sin cualificación, mujeres con cargas familiares o trabajadores discapacitados mejorando en todos ellos sus condiciones de "empleabilidad".

Orientación a empresas
Los técnicos de la Red de Empleo ofrecen a las empresas, entre otros, los siguientes servicios: información de servicios (empleo, formación, subvenciones), presentación de ofertas de empleo por parte de las empresas (envío de candidatos, selección técnica o cesión de locales para procesos de selección), identificación de necesidades actuales, atención a necesidades o previsiones futuras, la Oficina telemática o conocimiento de la realidad empresarial.

Todo ello con el objetivo de facilitar el acceso al empleo a los trabajadores desempleados y mejorar la competitividad de las empresas.

Reuniones con las entidades colaboradoras del Servicio Riojano de Empleo por comarcas
El Gobierno riojano se reunirá durante las próximas semanas con las entidades y organizaciones colaboradoras con el SRE en materia de orientación laboral en las distintas comarcas de nuestra región con el objetivo de mejorar la aplicación de las políticas activas de empleo a las necesidades específicas de cada una de ellas.

En este sentido, el Servicio Riojano de Empleo y las entidades de las distintas cabeceras de comarca analizarán las principales actuaciones y novedades en materia de empleo para el año 2011, entre las que destacan las actuaciones de orientación y visitas a empresas de esta Red de Empleo; los programas públicos de empleo; las acciones de formación, así como las ayudas para fomento de empleo y autoempleo.