24 de noviembre de 2010

El Gobierno de La Rioja, ante las nuevas declaraciones del Alcalde Alfaro en las que manifestaba que no tiene importancia realizar una capea sin autorización y que es una "banalidad", le solicita que sea responsable y no continúe con el mal ejemplo que está dando a los ciudadanos. Todas las leyes están para cumplirse y un dirigente municipal debe dar ejemplo del cumplimiento de las normas establecidas, sobre todo si con ellas está en juego la seguridad y el bienestar de los vecinos.

La solicitud de autorizaciones en las organizaciones de capeas de carácter privado es un requisito establecido en la normativa autonómica que debe ser cumplido por todos y, por supuesto, por todas las administraciones. A través de esta autorización se persigue garantizar la seguridad en la celebración de los espectáculos taurinos a través de la cobertura de seguros de accidente, atención médica, certificados de sanidad animal, etc. No es comprensible, por lo tanto, que un Alcalde hable de "banalidad" cuando lo que está en juego es la seguridad de las personas.

Si es verdad, como ha manifestado, "que siempre se ha hecho así", sin solicitar permisos, es momento de trabajar con responsabilidad y cumplir con la legislación vigente. Si hasta ahora el Alcalde de Alfaro ha sido un irresponsable y ha incumplido la legalidad, debería pedir disculpas por su negligente actuación y asumir las consecuencias, en lugar de intentar quitar importancia a un asunto que sí la tiene.

El Gobierno de La Rioja reitera que continuará con la tramitación del expediente iniciado, cumpliendo con su obligación y responsabilidad. Si no lo hiciera, el Gobierno de La Rioja supondría un grave precedente y una injusticia para todos los que cumplen las normas.