16 de marzo de 2011

Los Consejeros de Empleo y de Educación, Javier Erro y Luis Alegre, han presidido esta mañana el Pleno del Consejo de FP, en el que se ha presentado una propuesta de convocatoria para la acreditación de la experiencia laboral en el ámbito de la dependencia. Concretamente, el Gobierno riojano iniciará este proceso de acreditación de la experiencia laboral para las especialidades de atención sociosanitaria a personas en el domicilio y atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales.

Hasta el momento, 1.322 personas han solicitado al Departamento de Cualificaciones ha recibido solicitudes de personas que se han interesado por esta acreditación en el ámbito de la dependencia, lo que supone el 69% del total de las personas preinscritas. Aquellas personas que superen con éxito este procedimiento, podrán obtener el certificado de profesionalidad en este ámbito. Para ello será necesario tener 20 años cumplidos, contar con tres años de experiencia laboral, con un mínimo de 2.000 horas, o bien contar con 300 horas de formación en estas materias, en ambos casos, recibidas o adquiridas en los últimos diez años.

Para poder poner en marcha este reconocimiento en el ámbito de la dependencia, el Gobierno riojano, a través de su Departamento de Cualificaciones, ha formado a orientadores, asesores y evaluadores. Cada convocatoria, que acreditará a unos 100 profesionales, constará de varias fases: orientación y asesoramiento y evaluación y acreditación. Las convocatorias se irán sucediendo progresivamente para dar respuesta a las solicitudes que tenemos en esta materia.

La acreditación de competencias: obtención de los Certificados de Profesionalidad
Los Certificados de Profesionalidad, que expedirá la Consejería de Industria, Innovación y Empleo, son junto a los títulos de Formación Profesional del ámbito educativo que expide la Consejería de Educación los dos tipos de certificación de la cualificación profesional que existen actualmente. Ambos están referidos al mismo Catalogo Nacional de Cualificaciones, lo que supone que tendrán Unidades de Competencia comunes que permitirán establecer equivalencias y convalidaciones.

Para acceder a este Certificado de Profesionalidad, los trabajadores cuentan con dos vías, una directa, a través de la formación formal, y otra indirecta, a través de la formación no formal y la experiencia profesional. Estos Certificados suponen un reconocimiento en el mercado laboral que podrá mejorar sus expectativas profesionales.

La ‘vía formal’ es acreditada por los Servicios Públicos de Empleo, en el caso de La Rioja, por el Servicio Riojano de Empleo, conforme a contenidos al Sistema nacional de Cualificaciones y puede dar lugar (con formación completa o acumulable superada con éxito) de forma directa al Certificado de Profesionalidad. En La Rioja, unas 1.000 personas han recibido hasta el momento su Certificado de Profesionalidad por esta vía. Estos certificados han correspondido a 45 especialidades diferentes tan diversas como auxiliar de ayuda a domicilio, albañil o cocinero, y tienen carácter oficial y validez en todo el territorio nacional.

Mientras la formación no formal incluye el resto de formación para el empleo, no incluida en el Sistema Nacional de Cualificaciones, y la experiencia laboral, y permitirá la acreditación de la competencia adquirida mediante las unidades de competencia. "Esta es la vía que pondremos en marcha con la convocatoria que hoy hemos presentado a este Consejo y que hemos acordado iniciar en el ámbito de la dependencia, sector al que pertenecen el 69% del total de las personas preinscritas" destacó el Consejero de Empleo, Javier Erro.

Todas estas actuaciones se contemplan en el Plan de Formación Profesional de La Rioja 2009-2011 que está permitiendo la implantación de un nuevo sistema para la acreditación de la competencia profesional adquirida a lo largo de la trayectoria profesional de las personas, abriendo nuevas oportunidades a todos los que participan en el mercado de trabajo. Este documento responde a las nuevas necesidades de nuestra sociedad y entorno económico y tiene como objetivo final mejorar la competitividad de La Rioja a través del desarrollo eficiente del Sistema de Cualificaciones de nuestra región.

En este sentido, el Consejero de Empleo ha destacado el trabajo intenso y la actitud proactiva que está llevando a cabo el Gobierno de La Rioja para integrar nuestro sistema en el ámbito nacional, si bien "los ritmos nos los marca el propio Sistema Nacional ya que los certificados de profesionalidad que se expidan en La Rioja deben tener validez en todo el territorio nacional".

Asimismo, Javier Erro ha destacado que la oferta formativa 2010-2011 del Servicio Riojano de Empleo cuenta con 57 acciones formativas que suponen 9.784 horas de formación en materias relacionadas con la dependencia, de las que se podrán beneficiar unas 769 personas. Además, este sector aglutina el 8,06% del presupuesto total de la formación que realiza este organismo. El objetivo es cubrir las áreas de demanda y las necesidades formativas de los trabajadores.

Centros Integrados
Otro de los asuntos tratados en el Consejo de Formación Profesional esta mañana ha sido el de los Centros Integrados. En este sentido, el Gobierno de La Rioja ha informado de la implantación, en el inicio del curso escolar 2011-2012, del primer Centro Integrado de FP de la Comunidad Autónoma. Será el IES 'Camino de Santiago' de Santo Domingo de la Calzada. Con esta medida se responde a uno de los compromisos adquiridos en el I Plan de FP de La Rioja.

Tal y como se establece en el decreto aprobado por el Gobierno de La Rioja en esta materia, los Centros Integrados de FP son aquellos en los que se impartirán los títulos incluidos en oferta formativa propia de la FP del sistema educativo, así como los certificados de profesionalidad de la FP para el empleo, además de todas aquellas acciones formativas que demanden diferentes entidades implicadas, principalmente empresas.

Estos centros dispondrán, por tanto, de una oferta modular y flexible, con la que se pretende dar respuesta a las necesidades formativas de los sectores productivos, así como a las expectativas personales de promoción profesional de los alumnos y trabajadores. Para ello, los centros facilitarán la participación de los agentes sociales más representativos de La Rioja.

Además, la previsión es que el Gobierno de La Rioja se reúna con agentes económicos y sociales para formar una red de centros integrados.