19 de noviembre de 2010

El Gobierno de La Rioja continuará con la tramitación del expediente abierto al Ayuntamiento de Alfaro por permitir la celebración de una capea privada en la plaza de toros del municipio sin solicitar la correspondiente autorización. El Ejecutivo riojano tiene la obligación de depurar responsabilidades en este asunto tal y como establece la normativa autonómica.

El Gobierno de La Rioja considera que las declaraciones realizadas por el Alcalde de Alfaro, solicitando el archivo del expediente y argumentando que "nunca nadie ha pedido permisos para celebrar un tentadero u otras actividades", no son las apropiadas de un responsable político.

El Ejecutivo riojano entiende que su responsabilidad es velar por el cumplimiento de la legalidad vigente que supone garantizar la seguridad en la celebración de los espectáculos taurinos a través de la cobertura de seguros de accidente, atención médica, certificados de sanidad animal, etcétera.

El Gobierno de La Rioja respeta el principio de inocencia y el derecho de defensa que asiste al Ayuntamiento de Alfaro, pero la Consejería de Administraciones Públicas cumplirá con su obligación de velar por el cumplimiento de la normativa vigente y de garantizar la seguridad en los espectáculos taurinos.