21 de noviembre de 2008

El Gobierno riojano considera que el Delegado de Gobierno, que ha presidido esta mañana la reunión del Consejo Autonómico de Seguridad Ciudadana en la que ha participado el Director General de Justicia e Interior, Miguel Sáinz, ha mantenido una actitud irresponsable con una clara dejación de sus funciones. Se ha negado a profundizar en las cifras de incremento de infracciones en La Rioja, ha derivado responsabilidades a otros Cuerpos de Seguridad y ha incumplido su deber de informar a las instituciones y a la sociedad riojana sobre la evolución de la delincuencia en La Rioja.

La reunión ha resultado decepcionante e insuficiente para el Ejecutivo riojano puesto que no se ha profundizado en las cifras y el Delegado se ha negado a entregar los datos por escrito tal y como se hacía en años anteriores.

En el transcurso de la reunión, el Gobierno de La Rioja ha expuesto que la situación de seguridad en La Rioja es preocupante, lo que se ha ratificado con las cifras dadas por el Delegado de Gobierno que ha reconocido un incremento del 9% en las infracciones registradas en nuestra Comunidad respecto al 2007. De este 9% al Ejecutivo riojano le preocupa especialmente el incremento notable de delitos, es decir de las infracciones más graves y con mayor peligrosidad, que se incrementan en un 16%. Asimismo, el incremento de la tasa de infracciones por cada mil habitantes ha pasado en el periodo 2006-2008 de un 26% a un 30%.

Según los datos expuestos en el Consejo de Seguridad esta mañana el aumento de delitos se ha producido tanto en el ámbito rural como en Logroño, situación que no se ha correspondido con un incremento de efectivos en La Rioja. El Delegado del Gobierno ha sido incapaz de proporcionar una previsión de nuevos efectivos a corto y medio plazo conformándose con lo que decide Madrid. Lo que para el Ejecutivo riojano constituye una actitud irresponsable y una clara dejación de sus responsabilidades.

En el periodo 2004-2008 sólo han llegado a La Rioja 90 nuevos efectivos, una cifra claramente insuficiente para el Gobierno de La Rioja.

Por otro lado, el Delegado de Gobierno no ha querido comprometerse a la petición del Ejecutivo riojano de que el Consejo de Seguridad se reúna cada seis meses, tal y como se comprometió en su momento.

El Gobierno riojano solicitó al Delegado de Gobierno en La Rioja la reunión de este Consejo que llevaba más de un año y medio sin reunirse, y que constituye un mecanismo para la coordinación de las diferentes Administraciones públicas y agentes que intervienen en materia de seguridad.