17 de agosto de 2016

CONVENIO COLEGIO ARQUITECTOSLa consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González Menorca, ha firmado hoy un convenio de colaboración con el decano del Colegio Oficial de Arquitectos de La Rioja, Alfonso Samaniego Espejo, para el desarrollo conjunto de un proyecto de conservación y recuperación de distintos barrios de bodegas que se localizan en cinco municipios de la comunidad.

Concretamente, gracias a esta colaboración se realizará un documento de Recomendaciones Técnicas para los Barrios de Bodegas de cinco municipios, ubicados en las diferentes unidades de paisaje de La Rioja: Anguciana, Ollauri, Cenicero, Medrano y Lagunilla de Jubera.

El proyecto, al que el Gobierno riojano destinará 30.000 euros, se considera uno de los elementos constitutivos más singulares de ‘El Paisaje Cultural del Vino y el Viñedo de La Rioja’, declarado como Bien de Interés Cultural en el Decreto 20/2015.

"Gracias a esta colaboración, seguimos avanzando en la necesaria tarea de inventariar, describir y proyectar hacia el futuro todos los elementos integrantes del paisaje cultural", ha destacado la consejera.

Los Barrios de Bodegas son elementos de especial importancia, considerados como unidades identitarias, por lo que deben de ser objeto de protección, tanto su trama, como los campillares o espacios libres, urbanizados o no, situados entre las edificaciones y, o encima de los calados y cualquier otra construcción que se encuentre dentro de la delimitación.

"Estas auténticas ciudades subterráneas constituyen uno de los componentes más característicos del paisaje riojano y gozan de una gran importancia cultural y etnográfica" ha señalado González Menorca, quien ha recordado que otros de los elementos incluidos en el BIC ‘El paisaje Cultural del Vino y el Viñedo de La Rioja’ son los lagares rupestres, los calados, o los guardaviñas.

Su original función productiva ha ido dejando paso a un espacio social que representa toda una oportunidad patrimonial para las numerosas localidades riojanas en las que se encuentran presentes. Por ello, su conservación y recuperación es un proyecto que muchos municipios han emprendido en estos últimos años, y los respectivos planes generales municipales deben contener una descripción de las actuaciones que posibilitan, a fin de que puedan presentar siempre las mejores características de su autenticidad.