3 de enero de 2007

Las páginas web (www.larioja.org) y www.riojanos.org, ambas del Gobierno de La Rioja, ofrecen a los internautas la posibilidad de acceder a una base de datos que contiene información sobre 12.000 riojanos que emigraron a América entre los años 1880 y 1936.

El Gobierno de La Rioja que preside Pedro Sanz ha mostrado siempre una especial sensibilidad hacia los riojanos que en su día tuvieron que abandonar nuestra tierra para labrarse un porvenir mejor y se ha volcado en intentar ayudar a los emigrantes riojanos.

En esta línea de apoyo se enmarca este trabajo, que contribuirá a que la memoria de quienes tuvieron que marcharse a América continúe viva para siempre.

El trabajo de investigación ha sido realizado con un doble propósito. Por un lado, se ha intentado definir los flujos migratorios y conocer el perfil sociológico de los riojanos que en aquella época decidían viajar a ultramar a la búsqueda de un mejor futuro.

Por otra parte, se ha primado el aspecto afectivo, ya que uno de los fines es, precisamente, rescatar del olvido a los protagonistas de esta pequeña historia y así recuperar este recuerdo para las nuevas generaciones. Un recuerdo que, de otra forma, se hubiera diluido de manera inevitable con el inexorable paso del tiempo.

Trabajo previo

El proyecto surgió de manera oficial en el año 2000, cuando fue aprobado por el Instituto de Estudios Riojanos (IER). Pero la búsqueda se había iniciado dos años antes, en 1998, cuando los doctores en Historia Pedro A. Gurría García y Mercedes Lázaro Ruiz comenzaron una búsqueda exhaustiva de emigrantes en los archivos municipales de las poblaciones de la sierra.

Con este trabajo trataban de complementar diferentes estudios demográficos sobre movimientos migratorios que finalmente publicaron en el libro 'Tener un tío en América. La emigración riojana a Ultramar (1880.1936)' (Logroño 2002). No obstante, lo que en principio surgió como un trabajo complementario adquirió pronto tal volumen que llevó a los autores a plantearse la posibilidad de elaborar esta base de datos.

Así, en 2000, ya con la colaboración de Rodolfo Alonso Ramos, licenciado en Filosofía, nació este proyecto que recientemente ha visto la luz en las páginas de Internet del Gobierno de La Rioja. En una primera fase, se creó una base de datos centrada en los 'Emigrantes de las sierras riojanas a América'.

Esa recopilación inicial, que se ha ampliado posteriormente con datos del resto de comarcas, consiguió reunir en aquel momento más de 5.000 nombres.

La emigración riojana a América debe insertarse en un fenómeno más amplio en el que determinadas regiones españolas, en especial Canarias y la cornisa cantábrica, canalizaron hacia el Nuevo Mundo sus excedentes demográficos.

Emigración de carácter laboral

El periodo objeto de estudio se ha centrado entre 1880 y 1936 porque fue precisamente a finales del siglo XIX y, sobre todo, a principios del XX, cuando el flujo migratorio experimentó un mayor auge. Los autores señalan que el mayor aumento de los flujos migratorios se produce entre 1906 y 1913, alcanzando su máximo apogeo en 1911 y 1912.

Sin embargo, la primera Guerra Mundial trajo consigo un retroceso que, más tarde, con la crisis económica de 1929, decayó de forma definitiva.

Los autores se han centrado, por tanto, en una emigración que tenía un carácter eminentemente laboral. Por ello, 1936 es el año que pone fin a este estudio sociológico concreto, porque a raíz de la Guerra Civil española la emigración que se produce tiene un marcado matiz político, no laboral.

La base de datos ha podido ser confeccionada a partir de un vaciado exhaustivo de los archivos locales riojanos. Los autores han examinado aquellos fondos documentales que pudieran contener información nominal de los riojanos que emigraron a las repúblicas americanas.

En particular, la búsqueda se ha centrado en censos y padrones municipales, expedientes generales de quintas y actas de consentimiento paterno otorgadas ante los jueces de paz.

Además, se han buscado referencias en la prensa de la época (periódicos 'La Rioja' y 'El Najerilla') e, incluso, en el Boletín Oficial de la Provincia de Logroño, en protocolos notariales y en otros archivos nacionales; en concreto, en los fondos consulares de España en Argentina y Chile conservados en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares.

De forma complementaria se han utilizado referencias orales y, cada vez con mayor frecuencia, correspondencia electrónica de descendientes que han querido contribuir a mejorar la base aportando más datos de sus antecesores.

Fuentes principales

Curiosamente, la fuentes más homogéneas son aquellas relacionadas con el alistamiento militar, tales como expedientes municipales de quintas, expedientes personales de prófugos y declaraciones de las Juntas de Reclutamiento de la Diputación Provincial.

Se trata de documentos que eran expuestos en lugares públicos y se imprimían tanto en el Boletín Oficial de la Provincia de Logroño como en la prensa local.

Gracias a esta información se ha podido concluir que la mayor parte de los jóvenes se marchaba a América a edades muy tempranas, por lo que no estaba presente a la hora de tener que incorporarse a filas, por lo que eran considerados prófugos por la jurisdicción militar. Esta circunstancia carecía de connotaciones peyorativas en la época.

Perfil del emigrante

Los autores concluyen que "resulta imposible establecer un estereotipo del emigrante riojano porque las circunstancias de la emigración a América variaron con el paso del tiempo".

En este sentido, dan por válida la división realizada por Miguel de Unamuno, quien distinguía tres tipos de emigración ultramarina: "la juvenil masculina, propia del litoral cantábrico, con intención de retorno, que generaba beneficios para su tierra natal; la familiar de matrimonios jóvenes con hijos, sin intención de retornar, propia de la meseta castellana y, finalmente, la emigración familiar de pequeños propietarios amenazados por la ruina, que sacaban de España pequeños capitales".

En La Rioja, la emigración ultramarina "afectó principalmente a jóvenes que se encontraban en el proceso de inserción del mercado laboral".

Cómo consultar los datos

Para acceder a la base hay dos opciones: ir a la dirección del Gobierno de La Rioja en Internet: www.larioja.org. Una vez en la página principal, en el apartado de Áreas Temáticas, hay que seleccionar la sección La Rioja en el Exterior y, una vez dentro, escoger la opción Emigrantes Riojanos en América.

La segunda opción es a través de la web www.riojanos.org. Se trata de una página creada el pasado mes de septiembre por la Consejería de Presidencia y Acción Exterior que tiene como principal finalidad convertirse en un foro de encuentro para todos los riojanos, estén donde estén.

Así, además del enlace para poder consultar la base de datos de riojanos emigrados a América, www.riojanos.org ofrece otras posibilidades, como: Nuestra Tierra, Programa de Ayudas, Volver a las Raíces, Museo y Punto de Encuentro. Además, los centros riojanos tienen aquí su propio espacio con información general y las principales actividades que llevan a cabo.

Los autores han incluido todos los registros que obraban en su haber y que contaban con tres datos concretos como mínimo: el nombre de pila, los dos apellidos y el lugar de nacimiento. Además, en los casos de que se disponía de más información, la base incluye también el nombre de los padres, el año de salida, la ciudad de destino, el país de destino y observaciones como el estado civil, el año de defunción, la ocupación laboral o si han retornado en alguna ocasión a España.

La búsqueda puede realizarse de dos formas distintas: a través del listado general de emigrantes o mediante el listado por localidad de origen.