13 de septiembre de 2010

El Gobierno de La Rioja, a través de la Dirección General de Medio Natural, remitirá dos protocolos de prevención sanitaria a los titulares de cotos y cuadrillas de caza mayor con el fin de garantizar la seguridad de las personas, la correcta manipulación de los ejemplares, tratamiento de perros y materiales de transporte, entre otros aspectos.

De estos protocolos, coordinados con los departamentos de agricultura y salud, uno tiene carácter general y el segundo es específico para la zona donde han aparecido cérvidos con sarna.

El protocolo general recomienda la adopción de medidas higiénicas básicas de prevención sanitaria durante las batidas de caza mayor, que afectan al manejo de las piezas, el faenado de las capturas, el transporte de las mismas y el tratamiento de perros y remolques empleados en su transporte.

Estas recomendaciones son, entre otras, la utilización de guantes desechables para la manipulación de los animales, extremar las condiciones higiénicas en el transporte, no transportar los animales cazados en los carros para perros, desinfectar los materiales y los remolques, lavar la ropa después de la jornada de caza o llevar a analizar las piezas de jabalí por un veterinario.

Medidas especiales por la aparición de cérvidos con sarna
Por otra parte, ante la aparición de ejemplares de cérvidos muertos o enfermos afectados por sarna sarcóptica, el segundo protocolo tiene por objeto minimizar la transmisión de esta enfermedad fuera de la zona afectada. De ahí que se haya establecido un perímetro de dicha zona afectada que comprende algunos polígonos de la Reserva Regional de Caza de Cameros-Demanda (ubicados en Ezcaray, Valgañón, Zorraquín, Pazuengos, Mancomunidad de Canales-Mansilla-Villavelayo, Viniegra de Abajo y Ventrosa) y los cotos municipales de Ezcaray, San Millán, Pazuengos y Anguiano-Matute-Tobía.

En estas zonas, además de las recomendaciones generales, deberán trasladarse las piezas sospechosas de tener la enfermedad a los contenedores ubicados a tal efecto, mientras que las piezas sanas se manipularán normalmente y no podrán salir del municipio sin despellejar, y la piel y demás despojos irán en los contenedores citados. Estas condiciones no son necesarias cuando las reses sean trasladadas a un centro de despiece autorizado.