18 de noviembre de 2010

El Gobierno de La Rioja ha acogido con cautela la propuesta de reforma de la Política Agrícola Común (PAC) que ha presentado hoy el Comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Dacian Ciolos, ya que considera que hay ciertos aspectos del futuro texto sobre los que todavía es necesario trabajar para asegurar un plan con suficientes recursos económicos para nuestros agricultores y ganaderos. No obstante, comparte los objetivos que se persiguen para garantizar una producción de alimentos viable, una gestión sostenible, y el equilibrio territorial.

En este sentido, el Ejecutivo riojano entiende que estamos ante una oportunidad única de lograr una PAC que ayude más al futuro de los agricultores y ganaderos, que sea más justa y equitativa, y que no suponga mayores exigencias. Para lograrlo, es imprescindible que el Gobierno de España actúe con firmeza, aunando el sentir de las Comunidades Autónomas, siendo como somos uno de las principales potencias agrícolas de Unión Europea.

El Gobierno riojano no ve justo aumentar las exigencias medioambientales a los agricultores a cambio de la percepción de las ayudas, si no obtienen como contraprestación una serie fondos adicionales. Nuestros agricultores y ganaderos ya están sometidos a numerosos condicionantes ambientales obligatorios. Sí somos partidarios de que, tal y como propone la Comisión, las ayudas queden en manos de los agricultores en activo.

Respecto al sistema de redistribución de las ayudas, creemos que es un asunto enormemente complejo y podríamos estar de acuerdo con el planteamiento siempre que se realice bajo criterios claros y transparentes. No nos parece adecuado, sin embargo, que se instaure una ayuda plana, igual para todos los agricultores de un país o una región, contemplando unos pagos adicionales en función de compromisos adicionales de carácter ambiental. Las ayudas, a nuestro juicio, deberían otorgarse en función de criterios razonables y objetivos, pero teniendo en cuenta aspectos relacionados con las características agronómicas, geográficas y de productividad de cada región o explotación.

En cambio, valoramos adecuadamente el mantenimiento de las medidas de gestión de mercado y la posible inclusión de otras relacionadas con los instrumentos de gestión de riesgos, que permitan hacer frente con más garantías a la incertidumbre del mercado y la inestabilidad de rentas; aunque en este aspecto no se plantean medidas concretas. Sin embargo, echamos en falta medidas referidas a las características que se deberían exigir a los productos importados para poder lograr una equiparación con los producidos en Europa.

Por último, creemos que la comunicación sobre la futura PAC no aborda con suficiente profundidad los problemas que afectan al funcionamiento de la cadena alimentaria.

En los próximos días, el Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Iñigo Nagore, tiene previsto mantener un encuentro con las organizaciones agrarias para analizar en profundidad el contenido de la reforma de la PAC recién presentado y tratar de alcanzar una postura de consenso desde la Comunidad Autónoma de La Rioja.